Presents Fhloston Paradigm Presents Fhloston Paradigm

EPs

King Britt King BrittPresents Fhloston Paradigm

7.1 / 10

Si alguna vez necesitas un receso del cada vez más ruidoso y predecible mundo de la música de baile underground, hay unos pocos sellos de los que siempre te puedes fiar. Hyperdub es uno de ellos. Parafraseando una vieja cita de Kode9, el sello continua dándonos lo que no creíamos que necesitábamos, y el último ejemplo de ello es este 12” del proyecto Fhloston Paradigm de King Britt, cargado de cálido equipamiento analógico, ambientes cinemáticos y minutajes extensos.

Los tres cortes que aquí aparecen requieren, además, que el oyente se desprenda de cualquier pre-concepción que tenga sobre el sello o el artista (algo que no debería resultar complicado en ambos casos), estar dispuesto a dejar que la música se tome su tiempo para poder sumergirse en ella, algo que en la era de la hiperconectividad y la alta velocidad no siempre es fácil. Algunas cosas son seguras, sin embargo: Fhloston Paradigm rezuma esa suerte de calidez que sólo se consigue con aparatos analógicos (un argumento que está más muerto que un caballo muerto siendo golpeado por humanos muertos, pero que merece la pena repetir en este caso, disculpas) y la extensión de los dos tracks principales (ocho y diez minutos respectivamente) es una arma de doble filo que se ajusta bien a los paisajes sonoros que el productor dibuja con su variedad de cajas de ritmos, 303s y sintetizadores pero que, también, acaba revelándose como un tanto autoindulgente (diremos más sobre esto en el último párrafo).

El primer corte, “Chasing Rainbows”, es un viaje cinemático reminiscente de los mejores momentos de las bandas sonoras de John Carpenter con suplemento de músculo rítmico. Siendo la más corta de las tres composiciones, se convierte en una buena puerta de entrada a los 18 minutos de abstracciones que siguen a continuación. “The Chase” es, siendo honestos, un poco rayante a ratos. Los ritmos mecánicos que la propulsan son retorcidos, profusos en glitches, filtrados y herméticos, mientras que la línea de bajo se mantiene relativamente constante a medida que las líneas ácidas y las melodías sintetizadas reclaman la atención de tu cerebro a medida que evolucionan hasta convertirse en un todo coherente, aunque breve, que te hace descender poco a poco. “ Lilloos Seduction”, por su parte, descansa sobre un esqueleto rítmico mucho más tenue, en ocasiones prácticamente imperceptible y que pone en primer plano todo el potencial del equipamiento utilizado para dar forma a atmósferas y jugar con ellas. Hay un feeling sumergido que lo envuelve todo, el bajo burbujeante y las melodías parpadeantes en la primera mitad que lentamente se erigen en algo más sólido aunque aún etéreo. Al igual que en “The Chase”, hacia el final aparece un pequeño indicio de resolución, aunque nunca estás seguro del todo.

Fhloston Paradigm suena mucho a un productor improvisando en su estudio con aparatos que ama y conoce bien, y que publica el resultado para consumo público. Podría estar equivocado, ya que no hay información oficial más allá de que los cortes fueron editados en un ordenador, pero es una sensación que se refuerza con cada escucha y que, por lo tanto, me reafirma en la idea de que la música es tan profundamente inmersiva y adecuada para perderse en ella como autoindulgente (a la vez que se aleja mucho de lo establecido, todo aquello predecible que nos intentan colar como música electrónica y/o de baile). En el momento en que he acabado de escribir estas líneas, sin embargo, la música ya me había cautivado. Decir autoindulgente es un desaire demasiado fácil. La verdadera belleza de Fhloston Paradigm es que es música honesta por parte de un sello y un artista que constantemente han llevado la honestidad inscritas en la frente, y esta honestidad al menos desbaratará tus expectativas y te forzará, quizá, a parar, tomarte las cosas con calma y considerar que, a veces, se encuentra belleza en lo abstracto e indefinido. Solo hay que darle el tiempo necesario.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

scarlett

Historias

9 cosas absurdas que hago para evitar parecer un turista

Odio parecer un turista, y esto es lo que hago para intentar disimularlo.

leer más
pocahontas

Ficciones

Así sería Pocahontas si Walt Disney no hubiera sido homófobo

Y en calidad VHS, como en tu infancia.

leer más
Sara Andreasson

Actualidad

Esta pastilla replica los efectos del ejercicio físico

Tú tirado en el sofá viendo Netflix, mientras tus células se machacan en el gimnasio. ¿Apetece o todo lo contrario?

leer más
banda chicas

Historias

Ellas eran la banda de mujeres más temida de Londres

Brian McDonald escribió sobre el poder de esta banda en el libro 'Gangs of London'.

leer más
platano

Entrevistas

El racimo de plátanos que me dio una lección de vida

"La política de su empresa es una mierda".

leer más
On Beauty

Actualidad

On Beauty: reivindicando la belleza de las enfermedades genéticas

"En la moda siempre estuve frustrado porque siempre me decían a quién tenía que fotografiar. Me decían quién era hermoso. Amo la idea de la ...

leer más
burgos

San Miguel

9 motivos por los que la vida de provincias es lo verdaderamente hipster

No volverás a ver el pueblo igual...

leer más
musica

Historias

Así es como la música puede causarte “orgasmos de piel”

El psicólogo Psyche Loui lleva años investigando las similitudes entre el gozo musical y el placer sexual.

leer más

cerrar
cerrar