PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Presents Fhloston Paradigm Presents Fhloston Paradigm

EPs

King Britt King BrittPresents Fhloston Paradigm

7.1 / 10

Si alguna vez necesitas un receso del cada vez más ruidoso y predecible mundo de la música de baile underground, hay unos pocos sellos de los que siempre te puedes fiar. Hyperdub es uno de ellos. Parafraseando una vieja cita de Kode9, el sello continua dándonos lo que no creíamos que necesitábamos, y el último ejemplo de ello es este 12” del proyecto Fhloston Paradigm de King Britt, cargado de cálido equipamiento analógico, ambientes cinemáticos y minutajes extensos.

Los tres cortes que aquí aparecen requieren, además, que el oyente se desprenda de cualquier pre-concepción que tenga sobre el sello o el artista (algo que no debería resultar complicado en ambos casos), estar dispuesto a dejar que la música se tome su tiempo para poder sumergirse en ella, algo que en la era de la hiperconectividad y la alta velocidad no siempre es fácil. Algunas cosas son seguras, sin embargo: Fhloston Paradigm rezuma esa suerte de calidez que sólo se consigue con aparatos analógicos (un argumento que está más muerto que un caballo muerto siendo golpeado por humanos muertos, pero que merece la pena repetir en este caso, disculpas) y la extensión de los dos tracks principales (ocho y diez minutos respectivamente) es una arma de doble filo que se ajusta bien a los paisajes sonoros que el productor dibuja con su variedad de cajas de ritmos, 303s y sintetizadores pero que, también, acaba revelándose como un tanto autoindulgente (diremos más sobre esto en el último párrafo).

El primer corte, “Chasing Rainbows”, es un viaje cinemático reminiscente de los mejores momentos de las bandas sonoras de John Carpenter con suplemento de músculo rítmico. Siendo la más corta de las tres composiciones, se convierte en una buena puerta de entrada a los 18 minutos de abstracciones que siguen a continuación. “The Chase” es, siendo honestos, un poco rayante a ratos. Los ritmos mecánicos que la propulsan son retorcidos, profusos en glitches, filtrados y herméticos, mientras que la línea de bajo se mantiene relativamente constante a medida que las líneas ácidas y las melodías sintetizadas reclaman la atención de tu cerebro a medida que evolucionan hasta convertirse en un todo coherente, aunque breve, que te hace descender poco a poco. “ Lilloos Seduction”, por su parte, descansa sobre un esqueleto rítmico mucho más tenue, en ocasiones prácticamente imperceptible y que pone en primer plano todo el potencial del equipamiento utilizado para dar forma a atmósferas y jugar con ellas. Hay un feeling sumergido que lo envuelve todo, el bajo burbujeante y las melodías parpadeantes en la primera mitad que lentamente se erigen en algo más sólido aunque aún etéreo. Al igual que en “The Chase”, hacia el final aparece un pequeño indicio de resolución, aunque nunca estás seguro del todo.

Fhloston Paradigm suena mucho a un productor improvisando en su estudio con aparatos que ama y conoce bien, y que publica el resultado para consumo público. Podría estar equivocado, ya que no hay información oficial más allá de que los cortes fueron editados en un ordenador, pero es una sensación que se refuerza con cada escucha y que, por lo tanto, me reafirma en la idea de que la música es tan profundamente inmersiva y adecuada para perderse en ella como autoindulgente (a la vez que se aleja mucho de lo establecido, todo aquello predecible que nos intentan colar como música electrónica y/o de baile). En el momento en que he acabado de escribir estas líneas, sin embargo, la música ya me había cautivado. Decir autoindulgente es un desaire demasiado fácil. La verdadera belleza de Fhloston Paradigm es que es música honesta por parte de un sello y un artista que constantemente han llevado la honestidad inscritas en la frente, y esta honestidad al menos desbaratará tus expectativas y te forzará, quizá, a parar, tomarte las cosas con calma y considerar que, a veces, se encuentra belleza en lo abstracto e indefinido. Solo hay que darle el tiempo necesario.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

robinthicke

Actualidad

Drogas, celos y mentiras: la trastienda de la canción más polémica de los últimos años

La filtración de las declaraciones juradas de Robin Thicke y Pharrell Williams en relación a su supuesto de plagio de Marvin Gaye hace que ...

leer más
Dany-Reede

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a los mejores audios & vídeos del momento

Ilustración de Dany Reede.

leer más
Dildo Wally

Actualidad

LOL del día: así sería la versión X de 'Dónde está Wally'

¿Dónde está Wildo? En la primera foto te ayudamos. Los demás dildos encuéntralos tú.

leer más
lastofus

Actualidad

Así se hacen fotos de guerra dentro de un videojuego

“He estado unos cuantos días dentro de un tipo enfadado parecido a Hugh Jackman”.

leer más
diybrainstim

Actualidad

8 discos de lo más sugerentes que no debes pasar por alto

También durante el parón veraniego siguió brotando la música. Así que aquí tienes una nueva tanda de álbumes y EPs de publicación reciente que ...

leer más
alfredsclub

Historias

Esta app para mayordomos revela la cara oculta de Silicon Valley

Cuando tus ideas  se pareceren a la parodia de las mismas tienes un problema. Y esto es lo que le está empezando a suceder a Silicon Valley.

leer más
alpacino1

Historias

Autoayuda (no tan) disparatada: los 12 métodos más drásticos para dejar de fumar

Adivina cuáles de estos consejos radicales han sido avalados por los profesionales de la enfermería

leer más
michaelbay1

Actualidad

Michael Bay VS guerras reales: la invasión empieza en Hollywood

¿Y si Michael Bay y Hollywood se ocuparan de resolver el conflicto árabe-israelí? Es más, ¿y si ya lo estuvieran haciendo? ¿Somos capaces de ...

leer más
cerrar
cerrar