Post-MorteM / ModeM Post-MorteM / ModeM

EPs

Mordant Music Mordant MusicPost-MorteM / ModeM

7.1 / 10

Si te habías preguntando dónde se habían metido Mordant Music, aquí está la respuesta a todas tus dudas. Ciertamente, el Barón Ian Hicks se había mostrado muy callado desde que editara en 2009 el álbum “SyMptoMs” y algún EP de acompañamiento; su más grande esfuerzo hasta hoy había sido ponerle banda sonora a “MisinforMation”, un DVD editado por el British Film Institute que consistía en un mash-up visual y musical a partir de viejas películas de lo que en Inglaterra se conoce como ‘public information’, y que le servía a Mordant Music para ir atrás en el tiempo y recuperar recuerdos a su manera sepia y fragmentada. Y ahora, dos años después del DVD, y tres después del álbum –y uno después de un 7” a medias con Belbury Poly que no cuenta mucho–, MM vuelve a estar aquí. Pero el regreso no es ciertamente el aguardado: donde podía esperarse un territorio sonoro entre el techno, el ambient explorador y las alusiones espectrales a música de viejas películas, anuncios de televisión y una Inglaterra pagana y forestal, las dos caras de este 12” avisan de un asalto industrial incómodo y doloroso en el que apenas hay rastro de de la sutileza herrumbrosa de sus primeras grabaciones. Algo ha cambiado en el entorno Mordant Music, y el cambio nos lleva a territorios de pesadilla.

“Post-MorteM” quizá tenga influencias del dub, sobre todo por la potencia con la que resuenan los ecos, pero su configuración final es perfectamente industrial, con una textura de hierro y fuego, sucia y descuidada, sobre la que los sonidos borbotean como acero hirviendo, o se deshacen como una materia podrida. Aunque hay un amago de luz en un momento del principio, los siete minutos de la cara A son la descripción de un paisaje desolado, apocalíptico, en el que las únicas formas de vida son microbios y las malas hierbas –y que concluye con unos extraños chillidos, como un caballo agonizante o un pájaro de mal agüero–. Es como los fragmentos más duros de “SyMptoMs” pero en versión extendida, concentrada y sin calmantes. En una línea similar está “ModeM”, que empieza con un efecto de viento que azotara una superficie yerma y se completa con un beat que araña, con exceso de DSP como en una pieza especialmente mórbida de Aphex Twin, antes de irse de nuevo y dejar el vacío, la soledad y el dolor. Hay que estar preparados para un año especialmente oscuro en Mordant Music si esto sigue así (si es que sigue algo). Este nuevo material deja la decrepitud de la doble entrega “The Tower” (2005 y 2007) en música para niños.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar