Order / Pan Order / Pan

EPs

James Blake James BlakeOrder / Pan

7 / 10

James Blake  Order / Pan HEMLOCK (HEK011, 12”)

Aquel 12” sin voces al que se refería James Blake en la entrevista que le hicimos hace algunas semanas, a editarse de manera inminente en un sello indie y sólo armado a base de beats, es éste que justo ahora se plancha en vinilo. Todo lo que dijo Blake, pues, es rigurosamente cierto: “Order / Pan” se distancia radicalmente de los caminos que ha ido tomando el joven del flequillo rojo en el último año –e incluso a lo largo de toda su (breve) carrera–, y es que tampoco tiene que ver con sus primeras grabaciones en Hessle ( “The Bells Sketch”) o Hemlock ( “Air & Lack Thereof”). La clave está en que, precisamente, no hay voces. No se trata de que James Blake no cante –tampoco cantaba al principio–, sino de que ni siquiera use su voz como un recurso para la creación de texturas o ritmos al estilo del 2step, salvo un sample – “it’s the thing”, seguido de una risa y una tos, y ni siquiera son suyas– en diversos instantes de “Order”. Lo interesante del 12” es que no parece llevar la firma de Blake: cuando le creíamos encasillado en su rol de cantautor con eco, se destapa como un competente productor de beats tóxicos.

“Order / Pan” es bueno para su imagen: quienes le encontraban demasiado dulce, u opinaban que había traicionado sus orígenes en el underground con “James Blake” (2011), aquí tienen la prueba de que su compromiso con los clubes existe. “Order” es un track de un minimalismo riguroso, un bajo y una caja que se repiten con una cadencia inflexible entre una oscuridad negrísima; más que cerca del dubstep, lo está del viejo sonido trip hop del sello Mo’Wax, como una reducción esquelética de los beats ásperos del illbient según DJ Spooky. “Pan” es igualmente lento, igualmente sombrío, aunque más variado en su desarrollo, con beats tan desmenuzados que parecen sintes modulares, con bajos punzantes y una indiscutible sensación de misterio. Para ser un gran 12”, a lo nuevo de Blake le sobra rigidez y le falta aún más atrevimiento para salir de su K-Hole particular, pero nos ha enseñado su tercera pata creativa en menos de dos años. Si sigue por aquí su lado oscuro sólo puede ir a mejor, un contraste necesario para compensar su avance por los territorios del pop.

Javier Blánquez

“Order / Pan” preview:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar