Oh Oh

EPs

Oval OvalOh

8 / 10

Oval  Oh THRILL JOCKEY (THRILL1244, 12”)

Año 1996: el post-rock había empezado a dejar de ser una escena underground, bandas como Tortoise cruzaban a la otra orilla, y aún así luchaban por mantener su credibilidad underground pidiéndole remixes a gente como Oval. Año 2010: Oval, tras un periodo de silencio editorial –que no escénico: Markus Popp ha seguido dando conciertos por los lugares más insospechados–, regresa al circuito con promesas de microelectrónica… y resulta que “Oh” es un disco de post-rock. Con batería musculosa y bajos profundos como los del dub, muy Tortoise, y a la vez con un uso del glitch más al servicio de la composición de origen rock que como columna vertebral de una estética líquida, más a la manera de Jim O’Rourke que como había venido siendo habitual en Oval. Para quien guste de las teorías de vasos comunicantes, pues, aquí tiene una: cómo Oval influyó en el post-rock cuando era un artista de Mille Plateaux y estaba definiendo las bases del uso vanguardista del glitch y cómo ahora ha cambiado de bando por completo. Incluso si tomamos como ejemplo los acordes de jazz de “oh!”, este Oval está más cerca de Isotope 217 que de obras maestras suyas como “94 Diskont”. Esto es un avance de lo que será el verdadero álbum de Markus Popp para septiembre de este año, “O”, y muestra detalles de alto interés, como la laberíntica integración –nada forzada, que tiene más mérito– de fuentes acústicas digitales y orgánicas, y cómo estas texturas de cristal, cuerda degollada y percusión opaca se reconfiguran en estructuras que están cerca y lejos a la vez de la mecánica de la canción tradicional. Melodías que desafían la lógica euclidiana –pero melodías al fin y al cabo– y un acompañamiento textural que coloca a Oval en una órbita próxima a bandas como Radian, Kapital Band 1 y Denseland: ese post-rock que él imaginó es el post-rock que ahora está bordando.

Javier Blánquez

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar