Now I’m Just A Number: Soundtracks 1994-1995 Now I’m Just A Number: Soundtracks 1994-1995

EPs

Black Rain Black RainNow I’m Just A Number: Soundtracks 1994-1995

7.8 / 10

¿Cómo te imaginas el futuro en estos momentos? La música popular siempre ha demostrado una debilidad por plantearse esta pregunta en términos musicales, y ofrecer una visión utópica o distópica del futuro, en la mayoría de los casos condicionada por la realidad social del momento. Así, en Inglaterra a finales de los 70s y principios de los 80s la música industrial, y algunos grupos englobados dentro del post punk, ofrecían una visión en la que no cabía un futuro, sino la precipitación inmediata en un apocalipsis nihilista tras los ásperos años 70s y a punto de entrar en la era Margaret Thatcher.

Black Rain, activos durante la década de los 90s, compusieron las canciones incluídas en este EP para la película “Johnny Mnemonic”, aunque es ahora cuando se pueden escuchar en su contexto adecuado, al ser reeditadas por el sello Blackest Ever Black. “Johnny Mnemonic” tenía muchos puntos a su favor de entrada: guión de William Gibson, un reparto extraño pero a priori interesante con Takeshi Kitano y Henry Rollins (?!) entre otros –vale, incluso se podía perdonar la presencia de Keanu Reeves–, y sin embargo la película se recuerda ahora como un estrepitoso fracaso. Realizada en plena expansión optimista de la tecnología y los sueños de realidad virtual, contrastaba enormemente con la música creada por Black Rain, una especie de drone-techno post-industrial que, sin embargo, y como suele ser habitual en los lanzamientos de Blackest Ever Black, tiene una capacidad de fascinación entre la morbidez y la catarsis.

A través de siete temas con duraciones que van desde el minuto y medio de la inaugural “Lo Tek” hasta los trepidantes once minutos y medio del tema titular, Black Rain ofrecen una paleta de tonos lúgubres y cavernosos a partir de drones y patrones rítmicos con un caracter distanciado, pero a la vez extrañamente atractivos, sobre todo con las sucesivas escuchas. Su funcionalidad original como banda sonora está presente sobre todo mediante la creación de ambientes, aunque el sello se ha cuidado mucho de reempaquetarlo siguiendo sus propios dictados estéticos, sin hacer ninguna referencia a la película para la que originalmente servían estas composiciones.

En conjunto, “Now I’m Just a Number” deja la impresión de una música corporativa que no se molesta en tratar de engatusar al oyente y deja al descubierto su lado más siniestro y deshumanizador, algo que está en consonancia con el papel de las grandes corporaciones en las ficciones cyberpunk creadas por William Gibson y que hace a esta música nuevamente vigente por reeditarse pocos meses después de los experimentos musicales de James Ferraro con la música para anuncios y sintonías de televisión en “Far Side Virtual”.

Blackest Ever Black ha logrado afianzarse con una estética inmediatamente reconocible, presente en la gran coherencia de sus referencias no sólo en la música, sino también en el plano estético, como por ejemplo en portadas tan impactantes y reveladoras como la de este “Now I’m Just A Number”. Con la edición de estos temas de Black Rain, originalmente compuestos entre 1994 y 1995, el sello consigue trazar una línea que asienta su estética en el pasado, para así reforzar la solidez de su propuesta estética en el presente. De hecho, no sería difícil imaginar a Raime como firmantes de este EP.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar