Leaving EP Leaving EP

EPs

Skrillex SkrillexLeaving EP

2.7 / 10

Hay un libro de Manuel Vicent, una colección de cuentos – “No Pongas Tus Sucias Manos Sobre Mozart”–, que le viene que ni pintado a este EP transicional de Skrillex, sólo cambiando el nombre del divino salzburgués por el fantasmagórico Burial. Nos consta que haber escrito esta frase despertará las iras de Zomby, que hace una semana afilaba las uñas contra Sonny Moore y afirmaba, con mala leche vía Twitter, “que a partir de ahora a nadie se le ocurra escribir los nombres de Skrillex y Burial en la misma frase”, pero esa unión contra-natura, esa conexión tan apetecible como un vídeo de zoofilia, es la que ha propiciado “Leaving EP”, editado el pasado 3 de enero y candidato a ser el EP más polémico –y según cómo, repugnante– de 2013. Porque a Skrillex no le bastaba con haber saqueado los recursos estéticos de los picapedreros del dubstep, Caspa y Rusko, habiendo llevado el truco del drop hasta extremos caricaturescos en ese subgénero que él capitanea, el brostep: ahora ha tenido que poner sus sucias manos sobre Burial.

En realidad nos la tendría que sudar, que haga lo que quiera –ni “The Reason” ni “Leaving” son buenos temas, ni le van a ayudar a amasar un prestigio entre la elite del dubstep (y post-ídem) que nunca ha tenido–, pero la propia maniobra de Skrillex es lo suficientemente perversa como para despertar un mínimo de preocupación y un algo de indignación. El tema no es que se plagie a Burial, porque la lista de los que lo han hecho es larga y sigue creciendo, y va desde lo excelso (Clubroot, el primer Pangaea) hasta lo tan inane que ni nos acordamos de sus nombres, pero siendo Skrillex la cuestión cobra un cariz muy distinto.

“Leaving EP” implica que el impacto de “Kindred EP” ha sido notable en Estados Unidos, que la música de Burial ha traspasado un nivel más en su penetración popular y que ha llegado hasta lugares a los que fuera mejor que nunca se hubiera ni siquiera acercado. No es culpa suya, pero que Skrillex haya prestado atención a su manera de manipular las voces –la consabida oscilación del pitch, con matices de agudo y grave en una sola palabra, y los beats humedecidos– nos debe avisar de que habrá más gentuza ahí fuera dispuesta a copiar al copión, y que la marca Burial va camino de ser arrastrada cual puta por rastrojo por un camino de barro y hez. “Leaving”, con un piano lacrimógeno de cuatro duros y un break aparentemente exultante, es una aportación insustancial al curso caudaloso de la bass music, y “The Reason” no va mucho más lejos; y también habría que detenerse un poco en “Scary Bolly Dub”, un despropósito que comienza como un clásico de Digital Mystikz hasta que empiezan a entrar los bajos desatornillados y los drops estrepitosos marca de la casa: forraje para el ganado clubber; no cabe duda que el mejor Skrillex (si es que hay un Skrillex bueno) es el dinamitero de “Rock N’ Roll (Will Take You To The Mountain)” o “The Devils’ Den”, mejor cuanto más Justice, más tolerable cuanto más homínido. Esto nuevo, en cambio, es una broma. Un EP de vergüenza, sí, pero cuidado con las carcajadas, porque esta entrada en territorio desconocido, como la de Artur Mas en lo suyo, puede traernos consecuencias desagradables. Que no se tenga que cumplir esa frase de Carlos Jesús, la de ‘hoy ríen, mañana llorarán’.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar