Kowloon EP Kowloon EP

EPs

Logos LogosKowloon EP

7.2 / 10

Si hasta hoy no habías oído hablar de Logos era, muy probablemente, porque para encontrar su nombre había que explorar muy en el fondo del underground. James Parker no es un recién llegado, pero su producción hasta ahora ha sido escasa e intermitente, con un inicio que se remonta hasta 2008 –publicó “Frontier Dub” en un 12” split con Narcossist, al hombre que más tarde hemos conocido como Kowton trazando las líneas de conexión entre el dubstep y el techno– y un año después lanzó su primer y, hasta ahora, único maxi en solitario. Ahora, recuperado por Martin Clark para su flamante sello Keysound, Logos reactiva sus máquinas y flexiona los músculos para traer de nuevo recuerdos del pasado que ya parecían olvidados. La rítmica esquelética de “Atlanta 96”, tan seca y dura, trae inmediatamente a la memoria el grime minimalista hace algo menos de una década, el sonido eski de Wiley –además, sin apoyo de MCs, sólo sencillas maniobras de cajas de ritmos analógicas funcionando como pistones y bajos afilados y rápidos como dardos disparados contra una diana–.

Esa es la tónica que se mantiene a lo largo de todo el 12”, a veces con matices que llevan “Kowloon EP” a una especie de electro reducido a su mínima esencia – “Error 808” suena como un viejo corte de LFO remezclado por Terror Danjah– o a un grime de textura más agreste que la de Wiley – “Kingmob VIP” y “Kowloon” intentan rescatar aquellas bases maquinales, casi apocalípticas, de formaciones como Musical Mob, con burbujeos irreales, arpegios orientales y ese goteo de subgraves que penetran en el cráneo con la fuerza y la insistencia de una gota de agua que cayera durante días–.

Aunque el punto de partida para Logos es invariablemente retro, sus resultados no son únicamente nostálgicos. Su música tiene sentido en el contexto de un presente ominoso en el que parecen ir anulándose, poco a poco, todas las posibilidades de esperanza o placer que le quedan al ciudadano medio. Vinilos así, además de conectar con una gran tradición de electrónica distópica y post-rave que busca siempre reactualizarse, son también de los que intervienen activamente en la difícil tarea de ponerle una banda sonora a un presente cruel. Bienvenido.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar