Kenny Dennis EP Kenny Dennis EP

EPs

Serengeti SerengetiKenny Dennis EP

7.1 / 10

Tiene un bigote que parece el cadáver de un gato persa, lleva vida de casado, ha entrado en plena crisis de la mediana edad y es un adicto a los equipos de béisbol, fútbol americano y baloncesto de su ciudad, Chicago. El alter ego más zarrapastroso de David Cohn, el freakérrimo Kenny Dennis, es un personaje atípico en la actual geografía del hip hop, de eso no hay duda. Tiene pinta de sheriff sureño, rima sobre futilidades, lanza versos delirantes como si fueran rosquillas, posee un flow rasposo y desordenado que haría feliz a Old Dirty Bastard… Vaya, que el tipo es una leyenda viva del freak rap.

Quizás por eso, los capos de Anticon decidieron sacarle del anonimato y recordarnos que no lleva 20 años en este juego porque sí –sus orígenes se remontan a los tiempos del colectivo Tha Grimm Teachaz, fichado por Jive a principios de los 90–. Después de haber desparecido un tiempo, el label estadounidense le ha permitido hacer sus particulares quiebros vocales en un nuevo EP producido por Jel y Odd Nosdam. La fórmula es sencilla: boom bap de la vieja escuela, hachazos lisérgicos, sonido en bruto, sampling vintage, frases scratcheadas y sentido del humor tendente al bizarrismo. Vieja escuela sin filtro. El fat beat rocoso de “Kenny Dennis” es como un agujero de gusano que te hace viajar hasta 1993. El fast rap con toques hillbilly de “Flat Pop” nos remonta a los tiempos en los que no había límite de velocidad para los MCs, pero mantiene un filo actual gracias a las porciones intercaladas de psicodelia. Incluso recuerda a los New Kingdom más tochos y fumados en “Don’t Blame Steve” –hilarante letra dedicada a un seguidor de los Cubs que evitó que un outfielder de su equipo atrapar una bola fundamental durante los playoffs del 2003–, y lo borda con el beat grotesco y saturado de “Rib Tips”; para entendernos, como si Edan se hubiera vuelto completamente majara.

David Cohn, Serengeti, Kenny Dennis no parece haber acusado el paso del tiempo, de hecho, en plena era del pop rap pijeras, el espíritu de Tha Grimm Teachaz se antoja más necesario que nunca, dos décadas después, gracias a la vacilona y acelerada “Top That” –funk a toda pastilla estilo The Goats– y a la incunable “Shazam”, composición dedicada con especial resquemor a Saquille O’Neal. Al parecer, el gigante negro se burló del mostacho de Cohn hace siglos y el de Chicago le devuelve el cachete, mofándose sin restricciones de su lamentable aparición cinematográfica en “Kazaam”. Cuando se trata de defender el honor de un bigote, no hay enemigo temible, por mucho que tenga el tamaño de Moby Dick, sea más negro que el hollín, desayune doce McRibs y ostente el récord de tableros destrozados de la NBA.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

turk

Actualidad

Soy un turker, soy un esclavo de internet

Así son los siervos invisibles de Amazon.

leer más
Pablo Escobar

Actualidad

Mi padre, el narco más buscado del continente americano

Pablo Escobar: el padre

leer más
infieles mujeres

Noticias

La clave de la infidelidad femenina podría estar en las hormonas

Un estudio encuentra la relación entre una hormona y la infidelidad femenina.

leer más
Rocío Torres poeta

Actualidad

La poeta de 18 años de la que vas a enamorarte

Poesía para la Generación Z... y que tiemble Lorde.

leer más
brakets

Historias

9 inventos de la NASA que hacen tu vida mejor

What the fuck, NASA?

leer más
amarna miller

Actualidad

Sexo, pop y fantasía: 3 poetas que te volverán loco

Conoce a Amarna Miller, Ben Fama y Rocío Torres.

leer más
ijilk

Lacoste

Fueron los mejores y además eran guapos: 5 buenorros históricos del tenis

Son leyendas del tenis... y de la belleza.

leer más
ren hang

Bacardi

3 fotógrafos osados que no te dejarán indiferente

Se trata de atrevimiento, pero también de magia y de belleza.

leer más

cerrar
cerrar