Just In Time Just In Time

EPs

Jichael Mackson Jichael MacksonJust In Time

8 / 10

Jichael Mackson Just In Time MUSIQUE RISQUÉE (Risquee022, 12” + digital)

Jichael Mackson, aunque tiene nombre de cadáver exquisito del pop, lo que hace en realidad es trance. Lleva haciéndolo desde hace años, desde que debutó en el sello Pastamusik en 2003, aunque sobre todo cuando dio el giro a los desarrollos hipnóticos largos, obsesivos y minuciosos de “Breitling Orbiter 8”, un maxi que no se acababa nunca y que podía causar estragos en la pista de baile: provocaba una reacción de perplejidad más eficiente aún que la de algunas drogas inductoras a la catatonia o temas similares como los de Donatto Dozzy o Giorgio Gigli. Luego han ido llegando más EPs, en entregas espaciadas, y desde hacía dos años que no se sabía nada de Boris Steffen. Ahora, regresa con este “Just In Time” –el título lo dice todo– para el sello en el que ha publicado su mejor trabajo por ahora –nunca olvidaremos ese sample de Chris Isaak en “…Wasn’t Me” (2007)–, y la primera alegría uno se la lleva al comprobar que no ha pasado nada en el sonido de Jichael Mackson: sigue igual, repartido en temas de larga duración que parecen andar siempre alrededor de la misma idea, pero que a poco que se preste atención se percibe un alud de detalles capaces de dejarte perplejo durante horas. Cada track es para él como las miniaturas ilustradas de un códice medieval: un trabajo laborioso que hay que escuchar con una lente de aumento en el oído. El modo en que se trenzan las pautas ambientales con los clicks y el bombo constante por debajo en “Sugar Hill Mountain” son como para hacerle una fiesta sorpresa y darle las gracias por existir. Y luego está “Locus Pokus”, otro corte obsesivo que se mete en la cabeza. O sea, él sigue haciendo trance, pero no trance del malo, sino ese techno envolvente que funciona como una sesión de hipnosis barata y breve. A Jichael Mackson se le puede perdonar el mucho tiempo que se toma entre EP y EP siempre y cuando todo lo que edite sea oro, como lo es éste.

Javier Blánquez

Jichael Mackson - Sugar Hill Mountain

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar