It's A Crime Remixes It's A Crime Remixes

EPs

Virgo Four Virgo FourIt's A Crime Remixes

9 / 10

Virgo Four  It's A Crime Remixes RUSH HOUR (RH113-12, 12” + digital)

Escuchando la mastodóntica caja “Ressurrection” de Virgo Four , uno puede fácilmente intuir que los planes de Eric Lewis y Merwyn Sanders iban mucho más allá del house. En muchos de esos bocetos se adivina que, a diferencia de muchos de sus compañeros de generación y ciudad, la voluntad del dúo de Chicago no se limitaba a intentar dar con hits pisteros para conseguir ser pinchados en el Warehouse o el Music Box y, así, poder ganarse un contrato en Trax o D.J. International. Ellos querían el contrato, por supuesto (y, de hecho no pararon hasta conseguirlo), pero lo quisieron hacer con canciones de estructuras mucho más trabajadas e integrando influencias de estilos como el synth-pop o el R&B a sus creaciones. Esto, sin embargo, no quedó reflejado en sus dos maxis para Trax (uno de ellos firmado como M.E.), ya que Larry Sherman (el capo del sello) lo único que quería eran esos tracks simples y certeros pensados sólo para la pista. Así pues, hemos tenido que esperar más de 20 años para comprender la verdadera dimensión de un proyecto que estaba destinado a marcar una época pero que, por las más variadas razones, se quedó a medio camino. Esta idea me la re-afirmó un buen amigo que los vio en directo en Londres hace unos meses. Escuchando su actuación en formato banda lo tuvo claro; “ellos, en realidad, lo que querían era hacer música pop. A su manera y con sus medios, pero pop al fin y al cabo”.

Todo esto viene a cuenta de la elección de Cariboucomo remixer de “It's A Crime”, uno de los indiscutibles highlights de la recopilación. Y es que, desde “Swim”, Dan Snaith se ha convertido en una especie de equivalente contemporáneo a todo lo explicado en el párrafo anterior. Alguien que quiere hacer música pop pero que busca las herramientas para facturarla con los códigos de la música electrónica de baile. En Rush Hour percibieron el vínculo y apretaron la tecla. Y claro, cuando se produce una concatenación de estas características, una conexión de proporciones casi místicas solo puede ocurrir una cosa; la magia. Porque lo de Caribou más que un remix es casi un milagro. Una reconstrucción que empieza despistando, como si de un descarte de su propio “Swim” se tratara, en la que sorprende la utilización de su propia voz y que poco a poco va mudando su piel pop para ir integrando elementos hasta convertirse en un monstruo de cariz acid que acaba por rendir homenaje a esos tracks chicageros de los que hablábamos antes.

Pero más allá de la peripecia estilística, lo más sorprendente es la facilidad y naturalidad con la que Snaith consigue integrar tantas referencias e ideas en un solo corte y que, encima, sea un hit para pinchar en el momento más álgido de la noche. Realmente acojonante. El 12” se completa con un remix de Hunee, que vuelve a demostrar, con un refix en clave house de vocación cósmica marca de la casa, que es de los que no falla, uno de los productores más en forma de los últimos tiempos y sabe mal no dedicarle más de un par de líneas a su aportación pero, ah amigo, es la parte mala de tener que compartir plástico con el indiscutible remix del año.

Franc Sayol

“It’s A Crime (Caribou Remix)”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar