Iraqi Praetorian Guard Iraqi Praetorian Guard

EPs

Vatican Shadow Vatican ShadowIraqi Praetorian Guard

7.9 / 10

Intento encontrar un nombre que parezca y/o suene más maligno que Dominik Fernow en la actualidad y no me sale. El hombre fuerte del noise abrasivo e industrial de los últimos años lleva acumulada una carrera tan amplia, hedionda e informe como un buen puñado de vómito estrellado contra una acera, y cada vez hay más interés en desgranar cuál es la composición de esa materia infecta que llamamos su música. Escondido tras innumerables alias a lo largo de los años –el más importante, por supuesto, Prurient, con el que lleva enfrascado desde hace más de una década y en el que sigue depositando su material más ardiente, lo último nada menos que dos horas de ruido desbocado en una doble cassette titulada “Oxidation” (Hospital Productions, 2012)–, la última tendencia relacionada con Fernow es meter la nariz en su material firmado como Vatican Shadow. De todo el volumen de trabajo firmado por Fernow en solitario y en grupo, y sin contar su aportación a Cold Cave, Vatican Shadow quizá haya sido su proyecto más accesible en el sentido de que el ritmo es tan crucial como las capas de distorsión, preámbulo quizás de su “Bermuda Drain” del año pasado, razón de más para darle una segunda oportunidad a su alias más bélico.

Fruto de su obsesión con la imaginería militar –portadas que representan a soldados de la última guerra de Iraq y títulos como este “Iraqi Praetorian Guard”–, Vatican Shadow es como una marcha hacia el frente de ataque con todas las armas apuntando al enemigo y disparando a la vez. El vinilo reeditado por Type Records hace unas semanas, “Kneel Before Religious Icons”, estaba tomado originalmente de una cassette de 2011; los dos cortes que ahora rescatan en Blackest Ever Black van incluso más lejos, a la primera cinta de Vatican Shadow, “Byzantine Private CIA” (Hospital Productions, 2010), de la que se recuperan dos cortes, “Cairo Sword Unsheated”, que es puro terror psicológico, la plasmación en un ambient putrefacto del miedo antes de la batalla, y “Gunmen With Silencer”, otra pesadilla chirriante que se arrastra como una serpiente y se enrosca en tus pies. Son dos momentos que enlazan muy bien con la política del terror que se aplica en Blackest Ever Black, donde cada vinilo es un atentado psicológico. Lo único nuevo, y quizá lo mejor del 12”, es la pieza final, “Church Of All Images”, remezclada por Regis y que ofrece el perfecto corte que identificamos con el sello de Kiran Sande: techno entre convulsiones, frío y clínico, duro como el granito, rodeado de espíritus del averno y una atmósfera escalofriante. Si te fascina el mal, necesitas este disco.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

feromonas

Historias

¿Son las feromonas el verdadero secreto de la atracción? Habla la zoología

Durante años hemos escuchado que las feromonas envían señales químicas sobre el sexo y la atracción a nuestras parejas potenciales, pero esta ...

leer más
Magic Leap

Historias

Tras la empresa de realidad virtual más hermética del mundo

Ni Oculus Rift ni Pokémon Go: el futuro está en la Realidad Mixta.

leer más
abusos y torturas a menores en Australia

Actualidad

El caso de torturas a niños que ha sacudido Australia

El programa de investigación Four Corners de la televisión estatal ACB emitió un reportaje en el que se mostraban las duras condiciones de vida ...

leer más
Música clásica triste

Noticias

El gran beneficio de la tristeza, explicado por Mozart y Beethoven

Para componer una gran obra, el artista tendría que aumentar sus pensamientos negativos un 37%

leer más
Jason Lee Jiujitsu

Sports

Un atleta secuestrado por la policía brasileña cree que 'Río está jodido'

Quedan solo 10 días para Río 2016

leer más
Flush

Historias

Flush: imágenes evocadoramente viscerales de lo que significa ser mujer

Carne, bocas y piel resbaladiza.

leer más
portada

PlayGround Food

Cómo darle la vuelta al postre italiano más famoso

Una versión tropical y refrescante del tiramisú

leer más
allstars

Sports

La NBA hace que una ley anti-LGTB le cueste muy cara a una ciudad

El All-Star iba a dejar en Charlotte 100 millones de dólares

leer más

cerrar
cerrar