Intrigue & Stuff Vol. 3 Intrigue & Stuff Vol. 3

EPs

Leyland Kirby Leyland KirbyIntrigue & Stuff Vol. 3

8 / 10

HISTORY ALWAYS FAVOURS THE WINNERS

La racha que lleva Leyland Kirby es como para asustarse mucho. No es algo que deba causar sorpresa o estupor a estas altura –del tipo ya sabíamos que era un heterodoxo genial, y por si quedaba alguna duda nos plantó en la cara aquel triple CD, “Sadly, The Future Is No Longer What It Was”, que se meaba en la historia entera del ambient y la música contemporánea–, pero a veces hay que hacer notar que, por muy normal que parezca, lo excepcional siempre es un milagro. El tipo está como Leo Messi hace unas semanas, que todo lo que hace parece al alcance de los mortales por la sencillez con la que ejecuta sus acciones, pero que no dejan de ser virguerías que nadie más puede poner en práctica. Su serie “Intrigue & Stuff”, que alcanza el volumen tercero y aún promete, como mínimo, una cuarta entrega más, plantea ese escenario: he aquí Leyland Kirby soltando cinco composiciones suyas como si nada, nuevas y desconcertantes, y cuando parecía que ya lo había dicho todo resulta que no, que se guardaba giros expresivos diferentes o logra hacer que lo de siempre suene como si fuera la primera vez. Por supuesto, rayando a la altura de la excelencia.

Maticemos, sin embargo. Si no es el mejor volumen de los tres de “Intrigue & Stuff”, al menos el tercero sí es el más completo, pues muestra opciones estéticas a las que hasta ahora Kirby no le había dado demasiada importancia. Por ejemplo, los dos cortes breves –breves en comparación con los diez minutos de apertura épica de “The Start Of Wars And The End Of Eras”– que cierran la cara A del EP transparente: “Fleeting Modern” se sostiene sobre una capa de ambient ventoso y desértico, pero en la superficie de este planeta de sonido árido se arremolinan melodías muy de Klaus Schulze ( circa “Timewind”) y unas notas de sinte reventón que hasta desentonan y desorientan; luego está “Lie Low, Pick Your Moment” y su paleta de sonidos adecuados para un spot de televisión para microondas o líneas aéreas, similar a lo que en los últimos tiempos ha venido desarrollando James Ferraro –pero sin ser tan alienante ni snob como Ferraro; estos cinco minutos suenan también como una bonita barcarola espacial–. Este final de la cara A, decíamos, demuestra que el hombre de la rizada melena panocha está lejos de acomodarse en sola manera de hacer.

Lo que no ha variado es la intención. Los temas mayores de Leyland Kirby siguen siendo innegociables: el caos, la memoria, el paso del tiempo, el futuro irrealizado, el pasado recuperado y deformado, los sintes y el kitsch. “The Start Of Wars And The End Of Eras”, con ese título tan Edward Gibbon, incluso desafina en comparación con el resto del disco: son diez minutes de jam analógica recubierta por distorsiones, sintes que no alcanzan la nota correcta y desasosegantes cambios de acorde, cada vez más a la desesperada, quizá simulando esa violencia y el apocalipsis que indica el título, sin duda el punto de enganche entre este tercer “Intrigue & Stuff” y el segundo volumen. Pero en la cara B aparece nada más pinchar el surco “The Watcher And The Watched”, que tiene una textura muy Kirby, pero también unas melodías revoltosas que recuerdan poderosamente al Richard D. James de la serie “Analogue Bubblebath” –e incluso a la de “Analord”, sin chorretones ácidos– y al último DMX Krew, y entonces ya no pueden quedar dudas de que Kirby está en pleno proceso de reexamen de sus fuentes (curioso: recordemos que el hombre parodió públicamente a Aphex Twin en un disco suyo de la época V/Vm) así como sus intenciones y sus objetivos estéticos, renovándose a pesar de que, cuando quiere, sabe también citarse a sí mismo con plena solvencia: el final, con “We Might Just Lose This One”, tiene órgano de iglesia y desolación a tope, es casi un réquiem, una plañidera planeadora llorando por el fin de un tiempo agotado que ya no volverá. Su hígado, maltratado por el alcohol, no tardará en pedirle un transplante urgente, como Raphael, y a este paso también lo hará el corazón: lo tiene hecho añicos, y es que “Intrigue & Stuff Vol. 3” es la demostración de que Leyland Kirby sigue siendo un tipo hundido.

Javier Blánquez

leyland kirby - intrigue & stuff vol.3 (album preview) by experimedia

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar