Intrigue & Stuff (Vol. 1) Intrigue & Stuff (Vol. 1)

EPs

Leyland Kirby Leyland KirbyIntrigue & Stuff (Vol. 1)

9 / 10

Leyland Kirby  Intrigue & Stuff (Vol. 1)

HISTORY ALWAYS FAVOURS THE WINNERS (HAFTW-009, 12” + digital)

Leyland Kirby ha vuelto y con un tema suelto –o sea, “Polaroid”, su aportación al recopilatorio “SMM: Context” del sello Ghostly– no hay suficiente para calmar el mono. De este hombre se necesitan dosis más fuertes para calmar la ansiedad: han pasado casi dos años desde la monumental trilogía “Sadly, The Future Is No Longer What It Was” y la necesidad de confirmar que aquello no fue un golpe de suerte –aunque, conociendo la discografía posterior como The Caretaker, sabíamos de sobra que no– se estaba volviendo imperiosa. Kirby debía reaparecer con nuevo material, fijar un sonido refrescado para 2011, y finalmente lo ha hecho: “Intrigue & Stuff” es otra trilogía, por ahora en vinilo –transparente, además–, de la que este volumen primero es un arranque espectacular. Para empezar, porque se reconoce un Kirby distinto al de “Sadly…”: más granuloso, más nervudo, apretando las tuercas de la épica y la nostalgia en una frecuencia mayor a la de su anterior álbum. Si de “Sadly…” dijimos que era la cúspide de la hauntology –remembranza desolada de un pasado que nunca se vivió y nostalgia de un futuro que nunca sucederá–, la materia que compone “Intrigue & Stuff (Vol. 1)” refuerza la sensación con las mismas armas pero con mordiente incrementada.

Analógico en la textura, Leyland Kirby alterna distintos estados de ánimo y variadas técnicas de producción: “Live For The Future, Long For The Past” y “Ruined Visions” son de reminiscencia cósmica, flotantes y algo perturbadoras, incisivas; “Low Entropy” remite a las bandas sonoras de terror e intriga de serie B en un habilidoso juego de manos que es como Demdike Stare sin la parte lúgubre; “Neon Lit Atoms” es otra alfombra ambiental –con permanentes variaciones de pitch que crean una sensación de desasosiego y mareo– a propósito de esa refinada orientación cósmica, y tanto “Re-Record Not Fade Away” como “Video 2000” reclaman su espacio cerca de quienes reivindican a Boards Of Canada como uno de los nombres más influyentes del momento –parece la versión lo-fi, fantasmal y con un punto de new beat belga de gente como Com Truise o VHS Head–. En conclusión, no descubrimos ahora que Leyland Kirby es un coloso. Pero resulta reconfortante comprobar que sigue exprimiendo su talento a litros. Esta serie promete otra cosecha gloriosa, un año más.

Javier Blánquez

Leyland Kirby, "Neon Lit Atoms"

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar