In A Syrian Tongue In A Syrian Tongue

EPs

Regis RegisIn A Syrian Tongue

8 / 10

(BLACKEST004, 12” + digital)

En los últimos meses ha subido la fiebre Regis, sólo unas décimas, pero lo suficiente como para seguir manteniendo la temperatura en los niveles correctos para que no se apague ni su brillante momento artístico ni el reconocimiento a toda su carrera. Este nuevo punto de ebullición se puede medir en varios acontecimientos –su presencia clave en las referencias del supergrupo hard techno Sandwell District, las reediciones de viejo material planchado en Downwards como el álbum “Penetration” (2001), la recuperación de material olvidado en un cajón como “Against Nature (11 Reclaimed Fragments)”, su doble vinilo con Female, o incluso su remix para el “This Foundry” de Raime–, pero sin duda nada viene más caliente que este nuevo 12” para uno de los sellos más oscuros del momento y en el que recupera parte de la angustia de sus mejores días. Sólo hay que observar la portada disponible en la edición limitada del maxi –un tipo se acerca a una persona que se retuerce en el suelo, con nocturnidad y alevosía, punzón en mano– y cómo parece resucitar el mal rollo tenso y la violencia mental de los días de British Murder Boys.

Pero hay algo más que pone a Karl O’Connor en el epicentro del techno actual, una vez más: su renuncia a la brutalidad evidente y la búsqueda constante de maneras sutiles de transmitir agresividad. Escuchado “Blood Witness”, queda claro que lo primero que ha hecho Regis ha sido bajar la velocidad, concentrar toda la energía de su pegada en un golpe preciso en un punto débil antes que golpear con todo el puño, como si en vez de boxeo para clubes sin luz ahora practicara kung fu con una venda en los ojos. Esta pisada lenta e intensa se prolonga en la toma en directo que ocupa parte de la cara B –con la ayuda de Mick Harris, alias Scorn, en los controles– y en el colofón de “Blinding Horses”, otro campo de minas techno en el que bombo monotrack va repartiendo cera a muy pocas revoluciones pero sembrando el ambiente de ruido crepitante y distorsión de guitarras lejanas, volviendo así a sus orígenes en la música industrial y cerrando el círculo. Hay Dolor. Hay Bilis. Hay Regis.

Javier Blánquez

Regis - Blood Witness [short clip] by Blackest Ever Black

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar