Idiosynkrasia (Remixes) Idiosynkrasia (Remixes)

EPs

Francesco Tristano Francesco TristanoIdiosynkrasia (Remixes)

7 / 10

Francesco Tristano  Idiosynkrasia (Remixes) INFINÉ (IF2030, 12" + digital) Francesco Tristano explora en sus discos el piano del siglo XXI: plenamente integrado en el discurso electrónico, más allá de su timbre y de la técnica de digitación habitual en la música clásica, pensado para acompañar a las máquinas pero tambien para que los ordenadores bailen a su ritmo. Con los tres álbumes que lleva ya publicados –el último, “Idiosyncrasia”, se grabó en el estudio de Carl Craig–, ha quedado claro definitivamente que el camino que ha emprendido Francesco es valioso y muy personal. De hecho, cada vez más se acerca a los requerimientos de la música de baile dejando en un segundo lugar la precisión experimental (como mínimo se le nota más cómodo que antes, más liberado). No lo digo por estos remixes únicamente, sino por la paleta de sonidos que domina “Idiosyncrasia” al completo. Pero aquí se ha avanzado un paso más, otro.

Me refiero a lo siguiente: “Idiosyncrasia (Remixes)” no es una buena aportación a la integración de los discursos del piano y del software, pero sí que es una manera muy inteligente para Francesco Tristano de entrar en el circuito de clubes. Lo primero queda claro tras comprobar que los tres remixers elegidos – Ben Klock, el japonés Fumiya Tanaka y el francés Ark– evitan en la medida de lo posible usar las partes de piano en sus remezclas: los arabescos melódicos son una dificultad añadida con la que no se siente nada a gusto (Ark lo utiliza un poco, pero como quien sampleara notas de teclado para una producción house con arreglos jazz). Pero el swing es elegante como lo que Francesco acostumbra a hacer, y la simbiosis es correcta: beats atropellados, ruidos furtivos y un aire romántico que sobrevuela toda la pieza. La de Fumiya Tanaka es eminentemente hipnótica y dubby –el nipón se ha alejado de los sonidos duros de hace unos años– y la sitúan cerca de los ejercicios de bandas como .nsi, aunque si un remix es club-friendly, ese es el de Ben Klock, que elimina el piano, pero sostiene un groove metálico y obsesivo en la mejor tradición del techno con el sello Berghain. Richard Ellmann

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar