Goldo State EP Goldo State EP

EPs

Cardopusher CardopusherGoldo State EP

8 / 10

IBERIAN RECORDS (IBR008, 12” + digital)

El venezolano Luis Garbán se ha plantado en tiempos de rentrée haciendo gala de una fuerza envidiable. No sabemos si será fruto de su plan para la dominación mundial o de la mera casualidad, pero lo cierto es que en el espacio de pocas semanas han visto o están a punto de ver la luz varios lanzamientos que nos devuelven la imagen de un Cardopusher versátil como pocos y en perpetuo estado de (buena) forma. Su maxi de principios de año para Car Crash Set ya nos presentó a un Garbán extrañamente sofisticado, entregando dos raciones de house bassy que pedían compartir mesa y cubiertos con Julio Bashmore, Mosca o C.R.S.T. Temas posteriores como “Morning Attepts” (su contribución a la serie ¡Ándale! de Tigerbeat6, entre el bass tropical y el house bañado en aceite de coco, según se dijo en estas páginas) o “Coppertonned Punch” (tech funk meets UK funky de bajos profundísimos) siguieron advirtiendo de un cambio de talante que se confirmó con la llegada de “Yr Fifteen Minutes Are Up” (Tigerbeat6, 2011), su tercer trabajo largo, inspirado de forma clara en la rítmica infecciosa del UK funky y las mutaciones house surgidas al calor de las músicas de temperamento bass y espíritu global. Donde antes había breaks encabritados, riddims mutantes, bouncy dubstep y virulencia sónica a raudales, aparecían ahora percusiones tropicales, funky “alatinado”, house de nervio desenfadado y hasta moldes electrofunk de sabor clásico.

Sus dos últimas referencias suponen dos nuevos pasos laterales en la carrera florida y en constante evolución de Garbán. Mientras que en “Instant Loving” (su reciente entrega para el sello inglés Frijsfo Beats) se inclina hacia una suerte de garage áspero, tirante y oscuro en la tradición de El-B, en su nuevo EP para la plataforma hispano-portuguesa Iberian Records da la cara un Cardopusher más interesado en ahondar en el imaginario electrónico de los años ochenta. “Goldo State EP” toma elementos del electro, el boogie y el old-school rave y los recombina con la vista puesta en el ahora. Escuchas los primeros golpes de caja retro, los pads cósmicos y los falsos scratches de “ Goldo” y no puedes evitar pensar en “Planet Rock”, “Looking For The Perfect Beat” o “We Come To Rock”. La canción suena familiar pero fresca a la vez, las líneas temporales se cruzan entre stabs de teclas con sabor a breakbeat rave, bajos electrosos y guiños melódicos que transpiran hedonismo por los cuatro costados, euforia rave rebajada.

Además, es sonar el primer “goldo” (la palabra, el gimmick que se repite) y sentir el humor, esa chispa latina que en otros terrenos abandera gente como la asociada al sello Cómeme, sólo que aquí aparece enfocada desde un prisma más cercano al del Lone de “Emerald Fantasy Tracks”. Los ingredientes se mantienen, variando las proporciones, en “We Run This State”. Los fantasmas del old-school hardcore conviven con el electro mientras los ritmos exhiben por momentos una agilidad pariente del 2-step y el funky house. Como tercer vértice, “Body Slam” se arrima con acierto al electro-boogie, como si Dâm-Funk y Krystal Klear se pusieran a tocar su teclas sobre el “Technicolor” de Channel One. En conjunto, uno de los EPs más sabrosos que le recordamos a Cardopusher. Esperamos que siga haciendo cosas en esta dirección.

Luis M. Rguez

* Escucha en Bandcamp

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar