Ghost EP Ghost EP

EPs

Sky Ferreira Sky FerreiraGhost EP

7 / 10

El mundo del pop y el mundo de la moda han encontrado últimamente un vaso comunicante evidente en la proliferación de starlettes o minidivas del pop. Mujeres como mínimo estilosas y con talento musical (además de poner la voz y la imagen, en muchas ocasiones componen sus propias canciones) que lo mismo sirven para un photocall, para una campaña de publicidad, para una portada de revista de tendencias, para una sesión de DJ en una presentación de moda o para una aparición como estrella en un desfile. El aura cool que desprenden atrae a agencias de comunicación encantadas de contentar a sus clientes con un personaje que, además de cumplir sus cánones estéticos, poseen coartada artística y la excusa de la novedad. Hablamos de artistas como Florrie o, sí, Azealia Banks, cuyo álbum de debut continúa retrasándose, probablemente en buena parte por la cantidad de eventos públicos de alto presupuesto en los que es solicitada. Cuando una marca de lujo está de por medio la rentabilidad está asegurada. Resulta mucho más complicado hacer dinero llenando salas, y no digamos vendiendo discos. Léase este último comentario absolutamente carente de reproche.

El caso de Sky Ferreira es un poco diferente. A diferencia de los ejemplos anteriores, ella fue conocida antes como icono estético que como cantante. Musa de Givenchy y asidua de las front rows, es una celebridad en los blogs de moda, y sin embargo su público musical objetivo continúa siendo limitado. Y es que a pesar de la conexión, parece existir cierta impermeabilidad entre la industria del lujo y la industria musical más allá del público gay, si se me permite la expresión. Estudios sociológicos y de mercado aparte, la carrera musical de la estadounidense Ferreira, que comenzó con fuerza con la ayuda de los megaproductores noruegos Bloodshy & Avant, el ubicuo Greg Kurstin y el colaborador de Robyn y estupendo letrista pop Klas Åhlund, parece en un estado permanente de stand-by y de eterna promesa. Su aspirante a megahit “One” nunca pasó del culto popero, al igual que su primer EP, “As If!”.

Para la continuación que nos ocupa, Ferreira ha decidido aumentar su paleta estilística. Según sus propias palabras, para acercarse al sonido de Blondie. El electropop que la caracterizaba solo se mantiene y perfecciona en “Lost In My Bedroom”, un muy estimable número electroglam. Greg Kurstin vuelve a aparecer junto a Shirley Manson de Garbage, que colabora en la composición de “Red Lips”, con reminiscencias a los últimos Hole. Es probablemente la canción menos interesante del lote. La gran sorpresa son las acústicas “Sad Dream” y “Ghost”, en los que su voz demuestra defenderse más que bien en las distancias cortas. Y en “Everything Is Embarrasing”, Ferreira consigue una de las grandes canciones pop del año, con su majestuoso estribillo y una sencilla producción muy Prince. En resumen, un EP que carece de hilo argumental alguno y que no aclarará las dudas sobre la dirección de su carrera, pero que aumenta las expectativas ante su debut largo a publicar el año que viene.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar