Genre-Specific Xperience Genre-Specific Xperience

EPs

Fatima Al Qadiri Fatima Al QadiriGenre-Specific Xperience

8.5 / 10

UNO RECORDS

Comencemos con un par de conexiones literario-cinematográficas: en primer lugar, “El Atlas De Las Nubes” (Tropismos, 2006), la novela en la que David Mitchell usa la estructura narrativa en relatos anidados para jugar con ironía postmoderna con diversos géneros narrativos, incluyendo la ciencia-ficción. En segundo lugar, la desconcertante segunda película de Richard Kelly, “Southland Tales”, maltratada en su momento por la crítica e ignorada por el público y que, sin embargo, de haberse estrenado hoy quizás habría tenido un recibimiento algo más cálido entre los músicos hipnagógicos por su juego de referencias a la ciencia-ficción, la realidad virtual y las distopias futuristas corporativistas de los ochenta y noventa. Con el primero, “Genre Specific Xperience” comparte, como ya evidencia el título del mini-álbum, el juego con los géneros, esta vez musicales. En palabras de la propia Fatima, este vinilo es una recreación de dubstep, hip hop, juke, electro-tropicália y trance gregoriano, ahí queda eso, y lo cierto es que algo de todos esos géneros hay aquí. Con el segundo comparte la despreocupación formal, la superación –o mejor dicho pulverización– de los límites genéricos, en la misma línea seguida este año por otras productoras electrónicas como Laurel Halo o Maria Minerva. Con esta última, por cierto, tiene también en común un bagaje multicultural y el interés por cuestionar las ideas preconcebidas en la música popular.

Ambiciosamente arty, Fatima Al Qadiri orbita entre diferentes manifestaciones artísticas audiovisuales para recrear sus grandes temas: la identidad colectiva representada a través de imágenes y sonidos, los encuentros interculturales y la ruptura de estereotipos y preconcepciones. Cualquiera de sus obras es una evidencia de la compleja mezcla de influencias ideológicas y artísticas a las que ha estado expuesta –nació en Senegal, se crió en Kuwait durante los años de la primera guerra del golfo y en la actualidad vive en Brooklyn– incluyendo la que quizás sea su pieza musical más conocida hasta la fecha, el muy recomendable “Muslim Trance Mini-Mix”.

Pero todo esto no funcionaría en este disco tan bien, no tendría el efecto hipnótico que tiene, no impulsaría a volver a escucharlo desde el principio al terminar el quinto tema, si no fuese por la destreza con que Fatima se mueve de género en género en cinco temas en los que se muestra especialmente hábil a la hora de construir una tensión sensualmente oscura y multicultural, plenamente eficaz en el plano puramente funcional. En ningún caso acomete sus revisiones de los géneros electrónicos de una manera ortodoxa; el impacto procede, en cambio, del modo en que consigue hacer que estos géneros suenen extraños al tiempo que reconocibles, un extrañamiento también presente en el plano visual, como en el videoclip de “Hip Hop Spa”, en el que los significantes (audio)visuales del hip hop se muestran de tal modo que se da la vuelta a la habitual ostentación del lujo, ofreciendo su lado introspectivo y opresivo.

El juego genérico en “Generic Specific Xperience” también procede del interés que tiene Fatima en mostrar cómo los sellos electrónicos contemporáneos trabajan en nichos de mercado, de modo que un productor que publique algo en un sello determinado se ve forzado a adaptarse a la identidad de ese sello, de modo que estos cinco temas también son una crítica a los límites estéticos, manifestados en una serie de significantes fácilmente reconocibles, que son precisamente aquellos con los que juega en este EP.

En definitiva, un órdago: musicalmente por lo contundente de su ejecución, pero también, y quizás incluso sobre todo, por conseguir que su música articule un discurso ideológico de enjundia en el que se refleje la creciente porosidad de los géneros musicales así como una visión de la realidad contemporánea reflejada, aunque de manera distorsionada, por el libro de Mitchell, la película de Kelly y este vinilo de Fatima Al Qadiri.

Iván Conte

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar