First Sprout EP First Sprout EP

EPs

Anstam AnstamFirst Sprout EP

7.4 / 10

“First Sprout” es, supuestamente, un homenaje a Prefab Sprout, la banda inglesa de pop pluscuamperfecto y guitarras nítidas que lleva construyendo una vida mejor para los demás desde principios de los 80s. Pero si nadie hubiera dado la información, o no estuviera esa alusión tan directa en el título, nadie habría conectado Anstam con Prefab Sprout porque ninguno de los tres temas incluidos en este EP tiene nada de pop, ni de cristalino, ni de serena belleza, más bien todo lo contrario: lo que hay son tres piezas de techno anguloso, desarrollos complejos e irregulares y una tendencia al caos que se traduce en un permanente estado de nerviosismo, especialmente en la cara B, “Whiskey”: aquí sí se oyen guitarras al final –o lo que parecen guitarras sin trastes, golpeadas con el pulgar y procesadas a través de un ordenador a punto de colgarse–, pero antes el alemán ha practicado una cirugía IDM abundante en bajos asimétricos, beats sin dirección y una melodía no carente de humor.

Las buenas noticias acerca de “First Sprout” es que mantienen el tipo en comparación con “Dispel Dances”, el álbum de 2011 del que este EP es una tremenda continuación. Lars Stöwe sigue teniendo pulso firme y garra afilada para retorcer a su antojo cualquier sonido electrónico y llevárselo a su terreno particular, donde la música rave se transforma en un caos de sonidos metálicos, riffs distorsionados y melodías de sensación árabe o de free jazz salido de su eje ( “Intuit”), o donde el techno lento a la manera de Andy Stott se nutre de scratches y glitches propios del hip hop avantgarde de Prefuse 73 –o mejor dicho, como una réplica al sonido de Siriusmo sin humor–, todo ello rematado con una melodía esquizofrénica en espiral. La referencia a Prefab Sprout no se percibe nada clara escuchando el single –o al menos no tan clara como la que colocó Wolfgang Voigt en su 12” “When Love Breaks” (Popacid, 1998), que sampleaba uno de los hits de Paddy McAloon–, pero nadie nos quitará la sensación de que, alusiones pop al margen, Anstam sigue produciendo parte de la IDM más atrevida del momento.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar