Fiorucci Made Me Hardcore Fiorucci Made Me Hardcore

EPs

Mark Leckey Mark LeckeyFiorucci Made Me Hardcore

7.1 / 10

Con “Fiorucci Made Me Hardcore” ocurre lo mismo que con el 12” que plancharon Animal Collective para el Record Store Day, ese “Transverse Temporal Gyrus” de materia sonora bulbosa y desperdigada, amorfo y arrítmico: que no se puede entender en su conjunto sin el apoyo visual al que originalmente iba ligado. Si lo de AC era una colaboración con el artista visual Danny Pérez, y la música era la banda sonora de una instalación multimedia ofrecida en el Museo Guggenheim de Nueva York en 2010, con el collage de Mark Leckey ocurre exactamente lo mismo: el vinilo sólo ofrece una parte del conjunto, y lo que está ausente (las imágenes) condiciona la escucha comprensible de la obra total. Aunque eso –como hemos aprendido de las bandas sonoras y de la ópera grabada– no tiene por qué ser una traba insalvable, porque donde faltan la imagen siempre queda la imaginación, que se dispara hacia zonas inesperadas si la música –y aquí es el caso– es lo suficientemente sugerente como para despertar esas emociones.

Mark Leckley es un artista británico que, igual que Pérez, trabaja en la intersección entre la imagen fragmentada y el sampling sonoro. En 1999 construyó una instalación visual titulada “Fiorucci Made Me Hardcore” que invitaba a recorrer en 15 minutos caóticos la agitada historia de la noche en el Reino Unido: material rodado en fiestas northern soul, en raves y en clubes, cuerpos torcidos, cielos rojos y recuerdos borrosos que iban acompañados de música compuesta para la ocasión por el propio Leckley, y que se servía de las mismas técnicas de recorta-y-pega; básicamente era, en sintonía con otros artistas surgidos del rave y rebotados en el avantgarde, como por entonces eran Florian Hecker y V/Vm, un tapiz entre el ambient y el noise por el que iba flotando, como las frecuencias al azar captadas al mover un dial de radio, voces, samples tomados de viejos discos hardcore, ruido estático y zonas oscuras. Quienes han visto en esta pieza un preludio de la posterior hauntology –la recuperación proustiana del pasado en tanto que recuerdos vagos y vívidos, confundidos en la bruma de la memoria– han acertado con suma perspicacia. Se puede consultar en YouTube.

Así es la cara A –un continuum de inputs auditivos, francamente inquietante, al que le faltan las imágenes pero, conocido el contexto, podemos substituir con garantías a partir de recuerdos propios–, y también la cara B, el soundtrack de otra instalación posterior, del año 2000, titulada GreenScreenRefrigeratorAction” y en la Leckley se sirvió de elementos parecidos y que ahora aparecen reunidos en un vinilo pensado y fabricado por el entorno Bookmat / Modern Love para un nuevo subsello, The Death Of Rave. Es cierto que la apariencia del vinilo es tramposa –tanto el título como la imagen de la portada, por no hablar ya del nombre del sello, obligan a pensar en algún tipo de memoriabilia rave o un ejercicio de recreación de aquella época al estilo del primer Zomby–, pero el contenido no: en vez de brutalismo electrónico encontramos una solvente espectrología en la línea del Leyland Kirby más opaco. Aviso: sólo son 500 copias y el sello amenaza con no reprensarlo nunca ni ofrecer descarga digital. El esnobismo al poder.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar