Farben EP Farben EP

EPs

Farben FarbenFarben EP

8 / 10

Farben Farben EP FAITICHE (Faitiche04, 12” + digital)

Jan Jelinek, por alguna razón que no acierto a comprender, nunca ha ingresado en las grandes ligas de la música electrónica digital (y post-digital) a pesar de contar con un currículum inmaculado y lanzamientos de primer nivel en sellos como Klang Elektronik y ~scape. Quiero decir que en un mundo justo su prestigio y su reconocimiento estaría a cercano, aunque comprensiblemente por debajo, del de Akufen o Villalobos, e incluso de quien fuera su jefe en ~scape, Stephan Betke (alias Pole), pero nunca tan por debajo, siempre tan ignorado u olvidado. No merece ser un underdog. Este “Farben EP” se publica seis años después del último lanzamiento oficial de Jelinek bajo el que siempre fue su heterónimo más cercano al techno –se despidió temporalmente del asunto en 2004 con “The Sampling Matters EP” (Klang)–, y también tras una etapa en su carrera en la que lo que le ha preocupado de verdad es la profundización en la substancia última del sonido. Jelinek fue un creador inmerso en una lucha entre la música de baile –que siempre consiguió que fuera líquida y poco bailable– y un jazz hipermoderno que tomaba forma a partir de desfragmentar y desgastar samples de viejos discos.

Este nuevo 12” firmado como Farben no tiene apenas nada que ver con lo que antes había publicado Jelinek en Klang, y era evidente que tenía que ser así. Es el Jelinek que captura sonidos de insectos y de la naturaleza ( “Kurbusch 1&2”) o que practica el delineado fino de los drones y del nuevo sonido kosmische ( “Rrival Inn (All)”) con algunos beats de la época antigua, pero sin que ninguna de las dos inclinaciones venza la balanza hacia ningún lado concreto. Es un disco profundamente experimental, disonante, con patrones electro y minimal diluidos en una sopa de sonido analógico, y es un 12” de baile imposible de bailar, más extremo que el material que muchos DJs siguen pinchando en los after-hours de Berlín. Y a pesar de estar en tierra de nadie, es un vinilo valiente que se hace sólo distendido en segmentos de “Swinn Off” y “A Spiral Worldorder”. Valentía y dificultad que explican por qué Jan Jelinek no es más popular, pero que deberían justificar mayor aprecio por parte de los consumidores de vanguardia.

Tom Madsen

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar