Facets EP Facets EP

EPs

Miles MilesFacets EP

8 / 10

cover_miles

MODERN LOVE (LOVE068, 12” + digital)

La tendencia ahora mismo entre el núcleo duro de Modern Love es ralentizar el techno tanto que se acaba convirtiendo en una substancia sonora viscosa que se desliza por el espacio de la habitación como una plaga de insectos. Si la imagen resulta desagradable sólo hay que escuchar en su totalidad “Facets EP” para quedarse con una sensación de desasosiego: se pueden extraer muchas conclusiones de este single, pero ninguna de verdadero placer. Miles Whittaker –a quien conocerán por MLZ, Millie, Pendle Coven y Demdike Stare– parte de sus principios estéticos de siempre en este su primer 12” con su nombre verdadero, jamás renuncia a la abstracción post-techno ni al esoterismo, pero consigue llevar esta profundización en terrenos difíciles a una nueva frontera en la que se sufre de incomodidad y desorientación. El ritmo no sólo está narcotizado, como ocurría en el reciente “Passed Me By” de Andy Stott, sino que también está aplastado por toneladas de oscuridad. Por ejemplo, hay que entrar en “Lustre”: el beat se arrastra con paso indeciso hacia un infierno de ecos y capas de ruido estático; consigue la misma cualidad hipnótica de una pieza de Vladislav Delay, pero como si en vez de recrearse en el dub como estética quisiera conjurar una venida a la Tierra de Satanás.

“Primer” es otra demostración de que Miles ha volcado todos sus malos pensamientos en “Facets EP”: bajo un lecho de sonido acuoso se perciben, ahí abajo, ritmos tribales y chirridos como de cadenas, como si intentara recrear el sonido hard techno de Sandwell District en una base submarina en la fosa de las Marianas –hasta que sale a la superficie transformado en un pez-hombre como los de Drexciya, impulsado por las aletas de un ritmo electro–. “On The Fly” es otro pequeño tormento, un beat industrial que taladra con insistencia, como si Miles te echara un pulso y te retara a aguantar sin levantar la aguja del vinilo. Y en “Flawed”, quizá el mejor corte del lote, se adentra en los bosques encantados de Demdike Stare con una brújula irregular que se mueve entre beats de tempo subido y el más desapacible ambient. Un trayecto incómodo pero morboso, ya que en definitiva Miles lo que ha hecho ha sido abrir un portal a otra dimensión paralela del techno moderno. Sólo hay que decidir si se entra o no. El riesgo es grande, pero la satisfacción es aún mayor.

Richard Ellmann

Miles - Facets by modernlove

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar