Emergency Room Emergency Room

EPs

Ford & Lopatin Ford & LopatinEmergency Room

8 / 10

Ford & Lopatin  Emergency Room SOFTWARE RECORDING COMPANY (SFT 002, 12” + digital)

Daniel Lopatin y Joel Ford lo han dejado claro desde el principio: ellos son de la cofradía A.D.I.D.A.S. –que nada tiene que ver con la ropa y el calzado deportivo: es una broma viral que viene a significar “All Day I Dream About Synthesizers”– y la coalición Games que formaron el año pasado era un paso lógico tras las turbulencias space de Lopatin como Oneohtrix Point Never y los tumbos de Ford en la escena underground de New Jersey. Ya no se llaman Games, ya no están en Hippos In Tanks –Software Recording Company es su propio sello, bajo el ala de la factoría chillwave Mexican Summer–, pero la música que practican sigue siendo la misma que la del EP “That We Can Play”, reluciente, sintética y kitsch, con la diferencia de que ahora intensifican el acercamiento pop de las canciones con vocales que antes existían fugazmente, sin tanto grosor de voz. Se mantiene, pues, toda la fascinación por la tecnología retro de los ochenta –guitarras pulidas hasta sacarle brillo del mástil, teclados colgados al hombro, batería electrónica y juguetes Roland–, sublimada en “Emergency Room”, una celebración del AOR al más puro estilo Jan Hammer, sin ironía ni caspa (aunque con menos ingenuidad y encanto que en el primer 12”).

Superado el tema principal, que reaparecerá en el primer álbum de la pareja, “Channel Pressure”, la cara B esconde un remix galáctico, desplegado en mil capas y recovecos, firmado –cómo no– por un Gavin Russom en el momento más dulce de su carrera, sabio con las máquinas y descargado de la imperiosa necesidad de embrutecer (cuando era Black Meteoric Star) o tributar a los maestros de ayer (cuando estaba con Delia Gonzalez), y otro de The Bug –Kevin Martin en tierra hostil–, que se come la melodía y toda la producción original para hundir “Emergency Room” con un tsunami de eco industrial de los que sólo le salen bien a él. Llegado el punto en el que la aguja se desliza fuera el surco, la conclusión es que, aunque parece que aquí no ha pasado gran cosa, Ford & Lopatin dejan con ganas de más. Larga espera hasta junio.

Javier Blánquez

Ford & Lopatin - Emergency Room

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar