Elemental Parts I & II Elemental Parts I & II

EPs

Demdike Stare Demdike StareElemental Parts I & II

7.5 / 10

MODERN LOVE

Demdike Stare están en ese momento en el que cada nuevo paso que den tiene que ser con la obligación de ir a más y llegar más lejos. “Elemental” es su nuevo proyecto –o quizá habría que llamarlo ciclo, en términos wagnerianos– tras la asfixia y el terror de “Tryptych”, y la intención de superarse queda clara desde el primer momento: si antes la obra se componía de tres vinilos y una reunión en triple CD, “Elemental” alcanza hasta cuatro piezas en 12” con menos minutos pero que tendrá una réplica –con tracklist alterado y tomas alternativas, como un remix de sí misma– en el futuro álbum en compacto que lo recoja todo a modo de summa integral. Es, posiblemente, el mayor intento de Miles Whittaker y Sean Canty por construir una auténtica obra abierta y en constante desarrollo, un flujo constante de sonido, impactos y estímulos sensoriales que una vez más nos llevan a ese límite entre lo desconocido y lo familiar, siempre con un aura de terror en el trasfondo. “Elemental” se diría que se titula así porque va al grano, a la idea más primigenia de miedo y aventura que iba añadida al concepto de Demdike Stare desde el principiante “Symbiosis”, aunque con el paso de los años han pulido y perfeccionado su propuesta hasta llegar a este inicio de etapa que, por lo que ofrecen los dos primeros 12”s, apunta a ser lo más denso, variado y profundo que los brujos de Manchester jamás hayan sacado de su caja de Pandora.

No hay una alteración, ni significativa ni sensible, de los códigos que rigen el sonido de Demdike Stare; lo que hay es una inmersión todavía más adentro en ideas-fuerza como frío, paganismo, horror, exotismo y atmósferas pútridas. El material de la parte primera, titulada en global “Chrysanthe” y formado por tres piezas y un loop en el que se engancha la aguja y crea un yuyu considerable si te pilla lejos y tardas en ir a darle la vuelta al maxi, reúne todos los ingredientes de una receta que ya está en la categoría de infalible: apliques de sintes que tienden hacia el espectro agudo, capas atmosféricas fangosas por debajo que luego suben a la superficie a chorro, amagos de beats que nunca estallan ( “Mephisto’s Lament”, que parece la banda sonora de un mal averno), drones interrumpidos por ritmos comatosos con textura de madera y notas de piano desafinado ( “Kommunion”) y lo que parece música ritual para celebraciones místicas y prohibidas ( “Unction”), que tanto serviría para la iniciación de un novicio en una sociedad secreta como para un aquelarre.

El segundo vinilo, subtitulado “Violetta”, es algo menos tremendista y se dibujan en sus tres cortes colores más vivos, entre un gris y un azul –no tanto el negro intenso del primer 12”–, empezando por “Mnemosyne” y su arsenal de samples exóticos de música de Oriente Próximo que obligan a pensar en maestros del industrial con influencias sufíes como el malogrado Muslimgauze, más drones apagados y beats nerviosos en “In The Wake Of Chronos” y el que por ahora es el mejor momento de la tetralogía en ciernes, esa “Violetta” que suena a post-techno lento y reptante, como el último material de Andy Stott pero en un contexto forestal y antiguo, litúrgico hasta llegar a un trance de comunión con un dios arcano como los de la cosmogonía de Lovecraft. En definitiva, este material nuevo de Demdike Stare mantiene las apuestas muy arriba. No es el paso que les hará ganar público –“Elemental” es, de hecho, un conjunto de música asocial, autista, terrorífica por momentos y repugnante siempre, un repelente para oídos acomodados–, pero sí el que les debe ayudar a petrificar el prestigio ganado con sus obras (ciclos) anteriores, demostrando que están en una fase de expansión y que su pacto con Satán va adelante, insobornables e impermeables a cualquier destello de luz, paz o esperanza.

Javier Blánquez

Demdike Stare - Violetta from The Wire Magazine on Vimeo.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar