East Side Boogie East Side Boogie

EPs

DMX Krew DMX KrewEast Side Boogie

7.5 / 10

Ed Upton es talento privilegiado, no vamos a descubrirlo ahora. De las muchas habilidades que atesora como productor, si hay una que resulta especialmente fascinante es su capacidad para mimetizar ciertos sonidos añejos con la cualidad de mantener una frescura eterna. Si, “Eastside Boogie” podría haber sido publicado tal cual en 1983, pero de ningún modo suena a refrito. Esto se debe principalmente a la capacidad de Upton para insuflar a sus producciones de una vivacidad que automáticamente dota de condición de clásico (en el sentido más estricto del término) todo lo que lleve su huella. A esto hay que sumarle una personalidad sonora fuera de la norma, que hace que sus tracks se reconozcan al instante. Ya sea haciendo house chicaguero, breaks de ascendente rave o electro en cualquiera de sus variantes, siempre acaba sonando a DMX Krew. Y eso, amigos, sólo está al alcance de los más grandes.

En esta ocasión nuestro hombre vuelve a arrimarse al electro, más concretamente a su vertiente más lustrosa y refinada; el electro-funk. Género que en el corte titular se manifiesta de manera canónica;

808, talk-box, bajos boogie a mayor gloria del groove robótico. El remix a cargo del propio DMX mantiene el ethos pero lo presenta con mayor músculo rítmico y más brillo en las texturas, haciéndolo apto para ser pinchado en clubes contemporáneos (imaginamos que éste era el propósito). En “Turning Test” las cosas se vuelven más sombrías sin perder el tacto funk, para entendernos; más cerca del proyecto Elektroids de James Stinson que de Kleer. “No More Bad Dreams”, en cambio, el corte más luminoso del pack y, quizá, el más indefectiblemente característico del sonido Upton, especialmente merced a las inconfundibles líneas de sintes coloristas que guían el track. El EP se cierra con “Mind Bombs”, en la que Upton vuelve a partir de coordenadas electro para luego desviarse hacia terrenos más próximos a la IDM con denominación de origen 90s, un viraje que queda perfectamente cristalizado en las melodías celestiales que coronan la canción.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar