Dazed Dazed

EPs

Senking SenkingDazed

7.5 / 10

Jens Massel no pertenece al núcleo duro de Raster-Noton, a pesar de que su primera aparición en el sello alemán se remonta a fecha tan temprana como 2000, con el álbum “Trial”, el primero de los cuatro que ya lleva acumulados en su cuenta –y a los que hay que sumar tres más en el sello Karaoke Kalk, más orientados hacia una IDM melódica–. No pertenece al núcleo duro porque ni es artista fundador ni se ha dedicado en exclusiva al sello, y también porque su sonido está más cerca de la rama díscola –la más ‘pop’, por así decirlo, la de Kangding Ray– que de la altamente experimental de Alva Noto y Byetone, y sin embargo los caminos de todos ellos han sido convergentes y hacen que, en este momento, “Dazed” sea uno de los trabajos más interesantes del actual catálogo. Sólo son dos temas en los que Senking parece progresar hacia el techno de frecuencias bajas y texturas rasposas a partir de una indietrónica de trasfondo shoegaze, y de estas fricciones tan difíciles de armonizar es de donde nace la fascinación que produce el EP. Es una de las pequeñas hazañas de Raster-Noton en lo que llevamos de 2012.

“Dazed” es una progresión –o deberíamos decir prolongación– del material incluido en “Pong” (2010), un álbum que ya experimentaba con situaciones parecidas. “The Dance Hall Walk” ocupa la cara A y es aquí donde se produce ese encuentro muy trabajado y meditado entre pop ensoñador y digital –escuela Morr Music, sin ir más lejos– con un tipo de mecánica rítmica, o habría que decir arrítmica, que ha hecho suya Raster-Noton a partir de los casos anteriores de Pan Sonic y Sleeparchive. El corte suena tan hipnótico como pedregoso, ideal para arrancar un set de techno como para acelerar un set de IDM, y contrasta con la cara B, “Closing Eyes”, más calmada e hipnótica –recuerda al primer Biosphere–, organizado a partir de beats comatosos, atmósferas espesas y voces como llegados de una transmisión de radio desde la Luna. Música envolvente y asfixiante, tan lúdica como experimental, una razón más para sacar a Senking del segundo plano en el que siempre se refugia y tomarle de una vez en consideración como uno de los talentos más sólidos de la electrónica europea de la última década. Sin exageración.

The Dance Hall Walk

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sascha Braunig

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
aleix salo

Actualidad

Esto es lo que piensan los yanquis de la vieja Europa

Pequeños seres regordetes que nos cuentan la desaparición de la clase media en Europa y las tensiones entre estados occidentales.

leer más
James Kirkup

Actualidad

9 discos sugerentes que no debes pasar por alto

Para que sigas la actualidad sin fisuras. Y, aún más importante, con placer.

leer más
Joan Didion

Actualidad

"Escribo para sobrevivir": una historia sobre la conmovedora vida de Joan Didion

Griffin Dunne y Susanne Rostock han iniciado un Kickstarter que en sólo unas horas ya ha sobrepasado su propósito. ¿Su proyecto? Rodar el primer ...

leer más
homer

Actualidad

5 políticos piripis que dejan #lodePabloIglesias a la altura del barro

¡Salud!

leer más
slaughterhouse

Actualidad

“Cuando la víctima eres tú”: el documental sobre mataderos donde muere el verdugo

¿Recibirá La Parka el próximo Oscar?

leer más
Meneo Okuda

Actualidad

El arte urbano se hace carne rebelde en 'El Jardín'

Cuerpos desnudos y caras sin rostro en una nueva explosión de surrealismo pop con subtexto político.

leer más
blanco negro

Actualidad

Cuando diferencia es sinónimo de brutal belleza

Como una de las clásicas campañas  de Benetton, pero con una pizca de surrealismo y otra de erotismo.

leer más

cerrar
cerrar