Dazed Dazed

EPs

Senking SenkingDazed

7.5 / 10

Jens Massel no pertenece al núcleo duro de Raster-Noton, a pesar de que su primera aparición en el sello alemán se remonta a fecha tan temprana como 2000, con el álbum “Trial”, el primero de los cuatro que ya lleva acumulados en su cuenta –y a los que hay que sumar tres más en el sello Karaoke Kalk, más orientados hacia una IDM melódica–. No pertenece al núcleo duro porque ni es artista fundador ni se ha dedicado en exclusiva al sello, y también porque su sonido está más cerca de la rama díscola –la más ‘pop’, por así decirlo, la de Kangding Ray– que de la altamente experimental de Alva Noto y Byetone, y sin embargo los caminos de todos ellos han sido convergentes y hacen que, en este momento, “Dazed” sea uno de los trabajos más interesantes del actual catálogo. Sólo son dos temas en los que Senking parece progresar hacia el techno de frecuencias bajas y texturas rasposas a partir de una indietrónica de trasfondo shoegaze, y de estas fricciones tan difíciles de armonizar es de donde nace la fascinación que produce el EP. Es una de las pequeñas hazañas de Raster-Noton en lo que llevamos de 2012.

“Dazed” es una progresión –o deberíamos decir prolongación– del material incluido en “Pong” (2010), un álbum que ya experimentaba con situaciones parecidas. “The Dance Hall Walk” ocupa la cara A y es aquí donde se produce ese encuentro muy trabajado y meditado entre pop ensoñador y digital –escuela Morr Music, sin ir más lejos– con un tipo de mecánica rítmica, o habría que decir arrítmica, que ha hecho suya Raster-Noton a partir de los casos anteriores de Pan Sonic y Sleeparchive. El corte suena tan hipnótico como pedregoso, ideal para arrancar un set de techno como para acelerar un set de IDM, y contrasta con la cara B, “Closing Eyes”, más calmada e hipnótica –recuerda al primer Biosphere–, organizado a partir de beats comatosos, atmósferas espesas y voces como llegados de una transmisión de radio desde la Luna. Música envolvente y asfixiante, tan lúdica como experimental, una razón más para sacar a Senking del segundo plano en el que siempre se refugia y tomarle de una vez en consideración como uno de los talentos más sólidos de la electrónica europea de la última década. Sin exageración.

The Dance Hall Walk

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

cartas

Historias

Así actuaron 7 de los mayores estafadores de la historia

Repasamos algunos de los pioneros en el arte de molestar.

leer más
filtro antiedad

Historias

Este increíble filtro te hace rejuvenecer de golpe

Este artista digital experto en efectos visuales ha conseguido rejuvenecer a la actriz Michelle Valley durante la grabación de un vídeo.

leer más
facebook

Historias

Carta abierta a esa persona que te borró de Facebook

Y no olvides etiquetar a quien corresponda.

leer más
hotel

Actualidad

El recepcionista del hotel fue cómplice de mi violación

El tráfico de personas con fines de explotación sexual es un negocio creciente a la par que discreto.

leer más
introvertido

Historias

La complicada vida de un introvertido, reflejada en 14 viñetas

Ya es hora de que los conozcas un poco mejor.

leer más
Atenas droga 1-2

Reportajes

Un día en la vida de un yonqui de Atenas

Los estudios reflejan un aumento del VIH por contagio intravenoso alarmante durante la crisis.

leer más
mano

Ficciones

Breve historia de la masturbación femenina

Porque el placer es sinónimo de supervivencia.

leer más
ciega

Historias

La fotógrafa ciega que capturaba el mundo sin verlo

Tammy Ruggles fue declarada legalmente ciega hace 14 años, pero eso no ha impedido que abandone su pasión por la fotografía.

leer más

cerrar
cerrar