Change In A Dynamic Environment EP 2 Change In A Dynamic Environment EP 2

EPs

Untold UntoldChange In A Dynamic Environment EP 2

7.7 / 10

Ciertamente, Untold no ha estado perdiendo el tiempo, aunque a veces puede parecerlo. Sus últimos años no han sido tan productivos como los que van de 2008 a 2010, donde entró como una fuerza de la naturaleza en el mapa del dubstep, que por entonces se estaba reconfigurando hacia posiciones más funky, techno y house, y a las que él contribuyó con 12”s como “Yukon” y “Discipline”, y aún más en 2009 con su alucinante serie de vinilos para Hotflush, Hemlock, Hessle y Brainmath. Pero que no haya sido tan activo en lo editorial de un tiempo a esta parte no significa que se haya apagado su luz. Lo que sí que es cierto es que a raíz de “Stereo Freeze” (R&S Records) y “Little Things Like That” (Clone), ambos de 2010, el sonido de Jack Dunning se fue decantando poco a poco hacia el techno de líneas rectas y planos nítidos, y para él ese cambio ha sido como volver a aprender todo lo que sabía y a espaciar la salida de los discos –súmese su papel como A&R y gestor en Hemlock y su efímero proyecto paralelo Dreadnought, junto con Samuel Chase, en el que intentaba juntar dubstep y pop gótico, para complicarle un poco más la vida–, y de este modo se comprenderá por qué su figura no es tan central como hace unos años.

De todos modos, Untold está en camino de volver. Esta serie de tres vinilos que ya ha llegado a su segunda entrega y que lleva el título unificado de “Change In A Dynamic Environment” –el primero apareció en abril; el tercero imaginamos que caerá por septiembre– suena como la madurez de su nuevo lenguaje techno, completando un proceso muy parecido al que siguiera Scuba hace unas temporadas al pasar del dubstep líquido de “A Mutual Antipathy” a la geometría technoide de “Triangulation”. La transición de Untold no ha sido ni tan rápida ni tan ambiciosa –los maxis se componen de dos cortes cada uno–, pero el paso sí suena seguro, firme: sabe dónde pisa, y tanto “Caslon” como “Breathe” suenan a techno de primer nivel, material que debe entrar inmediatamente en la maleta –mejor dicho, en el disco duro– de DJs que busquen rocas fiables. La característica principal del techno de Untold es su limpieza y claridad: líneas bien definidas, mucho espacio entre elementos –el beat, el bajo, las armonías que coronan el arco rítmico, como si fuera una versión post-dubstep del material de Basic Channel–, y una absoluta esterilización del ruido, los ecos que van diseminando restos acústicos y la polución digital. Los bombos suenan nítidos y secos, las melodías agudas y limpias, todo en su sitio y todo bien, elegante, fuerte y rectilíneo. Quizá nos suene muy educado en un momento en el que estamos acostumbrados a sellos rudos como Frozen Border o Downwards, pero de alguien que ha dominado los registros del funky house y que ha cultivado la densidad del dubstep, sólo se podía esperar un ejercicio de pureza y precisión como este. Si el primer 12” era bueno, éste era mejor. Las sorpresas que guarde el tercero las conoceremos pronto, y de mientras Untold ya se ha construido un futuro como productor lejos del continuum dubstep, la vez que nos entrega el techno mejor delineado del momento.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar