Broken Promise EP Broken Promise EP

EPs

Synkro SynkroBroken Promise EP

7 / 10

Este 12” implica una resurrección, y en ese sentido el timing, y da igual si ha sido con premeditación o no, difícilmente ha podido ser más exacto: en plena Semana Santa el mítico sello Apollo, el que fuera el recoveco para el ambient dentro de R&S Records a mediados de los 90s, reaparece con la misión de reverdecer los laureles de esa música (supuestamente de baile) para momentos de máximo relax, cuando las luces del club se apagan y el sonido sigue en la burbuja íntima del iPod –antaño walkman–, volviendo a casa bajo la luz de neón amortiguada. El contexto es distinto, lógicamente, y donde antes había vinilos entre el ambient y el techno/house con la rúbrica de Biosphere, David Morley o Sun Electric, ahora hay un ambient empapado de dubstep sentimental con ecos de James Blake y Burial –o sea, el equivalente 2012 de la música de club con deriva lacrimógena, que también puede entenderse como el nuevo chill out–, y aún así hay algo que no cambia: el férreo control de calidad y la sensación de flotar, de ver la realidad, borrosa o anchísima, desde una altura imponente. Si la nueva etapa de R&S Records ha desautorizado la frase hecha que afirma que las segundas partes nunca son buenas, el renacimiento de Apollo va por el mismo camino.

Se encarga de inaugurar el nuevo capítulo Synkro –o sea, Joe McBriddy, productor de techno-dub de carrera comprimida en cuatro años, pero con un par de decenas largas de vinilos planchados en diferentes sellos, contando Styrax–, que en esta ocasión desempolva su material más abiertamente horizontal, con tres piezas downtempo en las que pule hasta sacarle brillo su lenguaje más dubstep, con samples vocales de extracción soulful, similar al de los comienzos de James Blake – “Broken Promise”, “Why Don’t You” y “Memories Of Love”– y un cuarto tema ambient con percusión orientalista (como Talvin Singh narcotizado) y conversaciones de astronautas que suena más como un tributo al sello, similar al viejo material de Global Communication y Biosphere, que a sus propios deseos artísticos. Sobrado de contexto e historia, de evocación y de presente, “Broken Promise EP” es un maxi valioso que, además, avisa de que en próximas referencias no se puede rebajar el nivel, y sólo se permite subirlo. Apollo es una marca sobre la que no se puede escupir.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar