Bonnie & Mariee Bonnie & Mariee

EPs

Bonnie Prince Billy Bonnie Prince BillyBonnie & Mariee

7 / 10

En unos años, cuando se repase la historia reciente del folk, el nombre de Will Oldham tendrá que aparecer en negritas y a cuerpo 24 como poco: no sólo tiene una trayectoria impecable, sino que ha hecho mucho por dar a conocer este estilo a un público más amplio. Tras ese boom inicial que supuso el neo-folk, son pocos los nombres que han logrado sobrevivir a los vaivenes de las modas, pero Bonnie ‘Prince’ Billy sigue ahí, incombustible, ya sea publicando discos, dando conciertos o protagonizando películas independientes.

En esta ocasión edita un EP junto a Mariee Sioux, cantante norteamericana con raíces en Europa del Este y el México indígena y que, sin duda, a partir de ahora recibirá más atención pese a tener a sus espaldas una dilatada carrera para su corta edad. El responsable de este matrimonio bien avenido es Brito Govea, cofundador de Spiritual Pajamas, que propuso a Oldham que grabara una canción con Mariee Sioux. Lo que debió haber sido flor de un día, se convirtió en el 7” que nos ocupa: cuatro pequeñas pero magníficas canciones en las que Oldham, lejos de robar el protagonismo a Mariee Sioux, ejerce de perfecto partenaire junto a una excepcional banda en la que figuran, entre otros, Farmer Dave Scher (colaborador habitual de Beachwood Sparks y Jenny Lewis), Nate Walcott (Bright Eyes) y Paz (de, urgh, Zwan).

Todos se ponen al servicio de la frágil voz de Mariee Sioux en canciones en las que el blues más primigenio, el folk más sentido y el country más puro se dan la mano. Pero si hay una canción que destaca por encima de todas, ésa es, sin duda alguna, “Loveskulls”, capaz de transmitir en poco más cinco minutos ese ideario romántico de la Norteamérica pionera y rural que algunos músicos persiguen con ahínco pero sin resultados. El único pero que se le puede poner a este “Bonnie & Mariee” es la deriva psicodélica que aparece en “Mad Mad Me”, que no casa con el espíritu del resto del EP: poco ‘pero’, en realidad, para este curioso pero agradable experimento.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar