Bear Hug EP Bear Hug EP

EPs

The 2 Bears The 2 BearsBear Hug EP

7 / 10

Bear Hug EP

SOUTHERN FRIED (ECB 272, 12” + digital)

Evidentemente, me gustan The 2 Bears (¿a quién no?). Lo que hacen es divertido, es ideal para esas noches en las que no quieres llegar pronto a casa, y además todo está movido por la mano de un Hot Chip, Joe Goddard, juntamente con el promotor Raf Rundell, uno de los colaboradores del sello Greco-Roman. Además, suenan cargados de energía y me complace que en los tres maxis que llevan editados hasta la fecha sólo hayan tirado de material original y no busquen un poco de prensa añadida con la estrategia de encargar remixes a productores de moda. The 2 Bears salen al terreno de juego de la música de club con una idea y una identidad entre juguetona y filo-gay –esos disfraces de oso de cuerpo entero que se ponen para las fotos– y van con todo hasta las últimas consecuencias. En lo sonoro, como ya se escuchó en sus dos títulos del año pasado, “Follow The Bear EP” y “Curious Nature EP”, el enfoque único es el house. Un house retro, sin arriesgar, rememorando días brillantes del pasado. “Bear Hug EP” es lo mismo.

Los sabores, eso sí, son variados dentro de las propias limitaciones. “Take A Look Around”, que es una especie de garage con acordes progresivos y una vocalización que buscar el efecto de una diva entonando un himno y que recuerda al intervalo 1993-1995 tanto en UK como en Estados Unidos –entre Underworld y Masters At Work–, no tiene nada que ver con “In My Brain It’s Like A Computer”, que se comporta como el más sucio booty house de mediados de los 90 en Chicago. La conexión entre “Bear Hug” y el tema anterior es un poco más estrecha, ya que recuerda a Green Velvet o al primer Felix Da Housecat –si no fuera por la melodía muy Hot Chip hacia la mitad–, y para acabar de ofrecer todo el muestrario de sabores, llega “Banger” y su burbujeo casi ácido como lo hubiera hecho Josh Wink hace 15 años. En definitiva, The 2 Bears rinden tributo al house clásico como si fuera un juguete, sin más intenciones de progresar más allá del ejercicio de estilo. La falta de originalidad es flagrante, pero al menos te echas unas risas.

Ronald Fritze

“Bear Hug”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar