An Omen EP_ An Omen EP_

EPs

How To Destroy Angels How To Destroy AngelsAn Omen EP_

6.8 / 10

Los fans de Nine Inch Nails tienen una paciencia de santo. La última vez que pudieron escuchar material nuevo del proyecto principal de Trent Reznor fue en 2008, cuando ofreció una doble entrega, por un lado, “Ghost I-IV”, una larga colección de cortos temas de dark ambient, y “The Slip”, un álbum más al uso y bastante satisfactorio. Desde entonces todo han sido rumores y especulaciones sobre el futuro de la banda. Parece ser que en 2013 volverán, pero no hay más que crípticos mensajes. Así las cosas, toca aferrarse a sus otras aventuras discográficas. Mientras esperamos que David Fincher le vuelva a llamar para componer la banda sonora de “La Chica Que Soñaba Con Una Cerilla Y Un Bidón De Gasolina”, segunda parte de la trilogía Millenium, la mente maestra de NIN activó en 2010 un proyecto de electrónica y post-industrial llamado How To Destroy Angels, con su mujer, Mariqueen Maandig, su compañero en bandas sonoras, Atticus Ross, y Rob Sheridan, que actúa como director de arte del grupo. Tras un primer EP altamente estimulante, Reznor vuelve ahora a la carga, aunque esta vez estilizando el nombre como How To Destroy Angels_ con la edición de un nuevo extended play, “An Omen_”.

En estos dos años el proyecto ha sufrido importantes cambios en lo musical. Para entendernos, no hay los bombazos pisteros y más cercanos al pop del homónimo como “Parasite”. En su lugar se ha apostado por potenciar el sonido industrial, con ritmos pesados, sonidos marcianos y canciones ricas en texturas y atmósferas acongojantes. Quizá ahí radica uno de los problemas de este trabajo. Aunque uno los prefiera metidos de lleno en su vertiente más oscura, con algunos pasajes que recuerdan a los mejores momentos de las bandas sonoras que Reznor y Ross crearon para “La Red Social” y “Los Hombres Que No Amaban A Las Mujeres”, la presencia de Mariqueen Maandig no acaba de funcionar del todo. Su dulce voz le da un rollo pop a estas canciones (aunque, como decíamos, menos que en el debut), y en lugar de funcionar como contrapunto, lo que hace es rebajar la tensión instrumental que crean en estos seis temas. Por ejemplo, no extrañaría que “Ice Age”, con ese punteo de cuerdas de banjo tan marcado, funcionase mejor sin Maandig.

Con todo, hay piezas lo suficientemente sugerentes como para hacer este trabajo digno de atención. En su defensa hay que decir que los suspiros de Maandig funcionan bien en la gélida “The Sleep Of Reason Produces Monsters”, titulada a partir de un grabado de Goya, una suerte de sueño que termina abruptamente. “Keep It Together” cumple más que dignamente como sencillo y puerta de entrada al grupo con ese diálogo que entabla el matrimonio. “The Loop Changes” no es esa gloriosa “In Motion” de la banda sonora de “La Red Social”, pero es una gran pieza bailable que, de nuevo, queda ligeramente empañada en el plano vocal con un poco inspirado verso que se repite hasta la saciedad ( “The beginning is the end / Keeps coming around again”). La buena noticia es que esto tan sólo es un anticipo de lo que está por venir, pues Reznor ha asegurado que en 2013 llegará el álbum de debut. Lo que no gustará tanto, a lo mejor, es que teniendo tan clara la continuidad de este proyecto, es más que probable que el retorno de Nine Inch Nails se retrase todavía más.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar