An Argument With Myself An Argument With Myself

EPs

Jens Lekman Jens LekmanAn Argument With Myself

7 / 10

Jens Lekman  An Argument With Myself SERVICE / SECRETLY CANADIAN (SERV038, 12” + digital)

Aunque llevábamos sin saber nada de Jens Lekman desde 2007, después de que publicara aquel “Night Falls Over Kortedala” que le afianzó como uno de los artistas que mejor han sabido casar el pop de cámara con trazos de una belleza que hubieran dejado noqueado al propio Stendhal (una de las pocas excepciones fue “Sufrir”, el dueto que se marcó junto a Javiera Mena para el último largo de la chilena), el sueco ha tenido unos años de lo más agitados. En su país natal la coalición centro-derecha ha contribuido, desde 2006, al aumento del paro en un territorio que se enorgullecía de su estado del bienestar. Por si fuera poco, metió la pata enamorándose perdidamente a distancia y emigró dos años a Melbourne, volviéndose al poco tiempo con la maleta vacía y el corazón hecho trizas y, para colmo, se le resiste enfrentarse a ese largo que se está haciendo de rogar más de lo debido. A cualquiera tal situación le hubiera sobrepasado, pero el bueno de Lekman ha tomado la mejor vía posible: tomárselo con humor y poner en las cubetas de las tiendas un EP con nuevo material que habría quedado en el olvido al desentonar con los planes musicales que tiene a medio plazo. Al menos, eso mismo es lo que él ha contado.

Sin ser sus composiciones más brillantes, el escandinavo cumple su trabajo al impregnar estas cinco canciones de su reciente anecdotario. El tropicalista tema titular (excluyendo los arreglos de cuerda esta vez) debe entenderse como un paseo por las calles de Melbourne en el que él mismo se pregunta qué narices hace allí. En cuanto a la situación económica de la tierra que le vio nacer, Kirsten Dunst (que le recuerda que en Gotemburgo no hay listas vip en las discotecas para las estrellas) sirve de reflejo para denunciar con sobrada guasa la condición sueca actual (en “Waitin For Kirsten”), y lo mismo ocurre en “A Promise”, donde el artista le dedica unas líneas a un amigo que ha estado enfermo y ha engrosado la lista del desempleo recientemente. Los últimos dos cortes que podemos encontrar, la escuetamente trompetera “New Directions” y ese “So This Guy At My Office” pasado por filtro del reggae, son dos piezas menores para Lekman. Pero si ello sirve para que se ponga de una vez las pilas y en unos meses nos traiga un largo con la propiedad necesaria, la espera habrá valido definitivamente la pena.

Sergio del Amo

Jens Lekman - An Argument With Myself

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar