Always EP Always EP

EPs

Summer Camp Summer CampAlways EP

7.5 / 10

Felices profecías las que se cumplen de esta manera. Sobre todo si son como ese vaticinio expresado hace años, cuando las descargas digitales (legales o no) comenzaban a ganarle terreno al formato físico en las preferencias de los oyentes: dicho estado de cosas, auguraban los más inteligentes, no llevaría a un Apocalipsis musical, sino a la feliz resurrección del single y el extended play, acabando así con la tiranía del larga duración, con su avalancha de maratones indigeribles, impuesta por la industria desde el triunfo (forzado) del CD sobre el vinilo. Para cerciorarse de que dicha predicción ha pasado a ser una realidad comercial, sólo hay que asomarse a la sección de singles y EPs de esta misma web (o a Bandcamp, o a iTunes). Para estar seguros de que sus consecuencias en lo creativo están siendo más que positivas, viene bien escuchar este Always EP”, pasando además un buen rato en el proceso.

El caso es que el nuevo trabajo de Jerry Warmsley y Elizabeth Shankley no es una obra perfecta, ni mucho menos. Tampoco lo era Welcome To Condale”, y bien que nos lo pasamos el año pasado bailando su revisión de los éxitos de FM ochentera. Lo que sí resulta satisfactorio, a la par que estimulante, es constatar que la corta duración de “Always” nos mantiene en tensión, sabiendo que la sucesión de temas tiene un estrecho límite y que debemos gozar de cada pildorazo como si fuera el último de la lista. En estos parámetros, a servidor se le ocurren pocos comienzos más brillantes que “Life”: por su acelerón inicial, por la simplicidad (que no simplonería) de las bases programadas y por la evocación petarda de todo el tema, uno no tarda en pensar en una síntesis entre lo mejor de Bronsky Beat y el rajo vocal de Alison Moyet para Yazoo. ¿Nada nuevo? Pues es verdad. ¿Todo bueno? Por supuesto.

Dado que, por cosas de los adelantos en Bandcamp, todos nos sabemos la canción titular de memoria, resumiremos su impacto afirmando que así se las ponían (las musas) a Heaven 17 cuando la inspiración estaba de su parte. Por ello, tras semejante subidón, el ejercicio R&B de City” pierde enteros al entrar Warmsley en escena: su compañera se las apaña bien en el papel de diva nocturna, pero al chico no se le da del todo bien ejercer como rapero malote, qué le vamos a hacer. Por suerte, el regreso de la Shankley al primer plano en Hunt” devuelve las cosas a su sitio, y Outside” resulta un final de lo más adecuado con su regreso a la luminosidad tras tanta penumbra de neón y tanta neblina digital y discotequera. Mucho más acelerada que sus compañeras, esta canción evoca en quien suscribe la mezcla de brisa fresca y calor húmedo que asalta al cuerpo tras abandonar, a horas poco santas, una discoteca playera.

En resumidas cuentas: este EP no es en absoluto innovador (a no ser que el riesgo implícito en su desparpajo merezca este calificativo) ni tampoco pasará a los anales del synth-pop como una obra capital. Pero sí pasará a la historia personal de más de uno, y de una, como ese compañero y confidente que les ayudó a convertir el verano de 2012 en una fiesta. Una fiesta frente a la que nada pudieron el calor, la crisis o la ausencia de vacaciones, porque para ahuyentar a esos demonios bastaba con levantar los brazos, mover las piernas al compás de la caja de ritmos y entonar el estribillo mágico: “An-in-de-deeeei-an-in-de-na-a-a-ai”. Bienvenido sea.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar