Alfacrepus I Alfacrepus I

EPs

Alfacrepus AlfacrepusAlfacrepus I

6.7 / 10

El sello Austrohúngaro no da un respiro este año: hace poco más de un mes que se publicaba el “Rock'n Roll” de Espanto y ya vuelven a la carga con uno de los experimentos más curiosos que ha dado el pop español independiente en los últimos años, a saber: el rock oscuro y metafísico de Fernando Alfaro junto al electropop luminoso de Joe Crepúsculo. A priori, puede sonar extraño, pero la cosa funciona por momentos. Se nota la producción austrohúngara en que el peculiar dúo se decanta por un sonido electropop que, sorprendentemente, no le va mal a Fernando Alfaro y en el que Crepúsculo se mueve como pez en el agua. De hecho, los dos se han sabido adaptar bastante bien a esta nueva fórmula.

Sé Una Mujer”, el single que presentaban hace unas semanas, sorprende con un pop que recuerda a Ellos, Fangoria e incluso Mecano, retomando la tradición del pop español de estribillos pegadizos y teclados ochenteros. “ Caída Libre” también se regodea en esos sonidos, aunque se trata de una canción tan cercana al repertorio de Crepúsculo que la presencia de Alfaro es prácticamente anecdótica.

Donde más se nota la mano de Fernando Alfaro es en los dos últimos cortes del EP, “ T de Temporal” y “El Ser Vagamente Humano”, que además de tener el sello del de Albacete en las letras, parecen en realidad canciones de su repertorio convenientemente adaptadas al formato guitarras más sintes en que se basa el EP. Los coros de Joe Crepúsculo sin duda aportan algo de liviandad a una canción que podría haber roto el ritmo de este “I”. Pero sin duda, el mejor corte de esta colaboración es “El Ser Vagamente Humano”: pese a los cascabeles que se escuchan los primeros segundos, y pese a tratarse del momento más circunspecto del disco, es donde mejor se aprecia la colaboración entre Alfaro y Crepúsculo: aquí nadie ha sacrificado su identidad en aras de un sonido determinado, sino que se logra un equilibrio casi perfecto entre la aspereza de Alfaro y la aparente ingenuidad de Crepúsculo, dando como resultado una fórmula extraña y sorprendente. Si siguen en esta línea, los EPs venideros se podrán convertir en una pieza más para entender el panorama musical español de los últimos años, ya que aúnan a la perfección ese pasado recurrente que encarna Alfaro con ese presente en ciernes que representa Crepúsculo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar