PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Acquiescence EP Acquiescence EP

EPs

Anenon AnenonAcquiescence EP

7.2 / 10

Si trazamos un paralelismo entre el título del último EP de Anenon y los orígenes históricos de la palabra ‘aquiescencia’, este preludio al álbum de debut del productor de Los Ángeles, compuesto por cinco cortes, se puede interpretar como una especie de consentimiento silencioso de sus variadas influencias ­–de la IDM al hip hop, pasando por el jazz– y su formación musical, a la vez clásica y moderna. En vez de dejar que uno de los dos lados de su persona musical tome las riendas, la música de “Acquiescence” se nos presenta como la perfecta síntesis de las distintas caras musicales de Anenon.

Podemos comenzar con la bella y emotiva “Clairvoyance”: aquí, Anenon despliega una atmósfera palpable gracias a su uso de cuerdas de piano con reverb y drones de saxofón que crecen poco a poco, dejando así que la pista se apodere del oyente con su simplicidad sin beat. Esto deja todo preparado para la canción titular, que junto a “Rites” es el momento culminante del EP: una mezcla de piano, cuerdas y saxofón cuya calidez y emociones están crudamente contrastadas con la programación de percusión mecánica –y su swing 2-step– que lo apuntala todo. Esta combinación de ritmos de música de baile con saxófonos flotantes, cuerdas fantasmales y un bajo cálido y de peso hace que nos topemos con la más surrealista de las impresiones en su primera escucha, pues el joven productor juega con nuestras expectativas, tanto musicales como críticas. “Acquiescence” se rebaja en su último minuto, pero a la vez ofrece un instante de suavidad inesperado.

Otro momento emotivo y sin beat es “Equilibrium”, una vez más guiado por unas preciosas melodías de piano. “Twenty Twenty” muestra a Anenon experimentando con una columna vertebral rítmica lenta, construida a partir de lo que parecen sonidos encontrados al azar. De nuevo, el enfoque está en la tensión, la liberación y las expectativas que llegan, mientras construye un momento lento, a lo largo de cuatro minutos en los que combina la percusión con una línea melódica cada vez más opresiva. Todo esto desemboca en “Rites”, el cierre y otro tour de force en el que combina la estética de la música de baile con instrumentos y melodías clásicas de una manera que denota que realmente entiende ambos conceptos. Los golpes palpitantes de la 909 contrastan con las melodías de piano ensoñadoras y decadentes y, como ocurre con el tema titular, Anenon se las apaña para crear una sensación general que es tan apropiada para escuchar con cascos en casa como en un club. No hablo de grandes pistas de baile, tampoco, sino más bien ese tipo de espacios envolventes y oscuros como el Plastic People de hace unos años.

En “Acquiescence” sobra muy poco. En todo caso, “Twenty Twenty” es la pista que me parece que está un poco fuera de lugar aquí (y aún así es una molestia poco importante en medio en lo que es una escucha fascinante, especialmente se consideramos la actual situación en la música de baile y electrónica underground). Es el sonido de un músico sin miedo a explorar ideas y exponerlas al oyente, una invitación abierta y honesta para perderse en sus sueños y deseos musicales. Puede que a la primera escucha no te atraep, puede que requiera algo de tiempo, pero garantizo que la recompensa bien lo vale.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Enamorarse de la literatura

Actualidad

Puede que este Instagram sea el mejor método para engancharse a la literatura

Carlos Hope: una antología literaria en movimiento.

leer más
Dedo Monstruo

Actualidad

El dedo gigante que asustaba al mundo

Destrucción y opacidad: el dedo misterioso de la fotografía.

leer más
Parra

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Ilustración de cabecera de Parra.

leer más
permaid

Historias

Esta sirena sadomasoquista es la nueva it-girl de Los Angeles

Surgió de la nada y ya es una it-girl de pleno derecho. Se llama Permaid y es una sirena sadomasoquista.

leer más
Quiero que mi sexo sea la vida

Actualidad

Quiero que mi sexo sea la vida

David Meza (Ciudad de México, 1990) es autor de 'El sueño de Visnu' y  su poesía es pura dinamita.

leer más
Gerardo Grande Poeta

Actualidad

No nos menosprecien por tener 20 años

Gerardo Grande (Ciudad de México, 1991) es autor de 'La edad atómica'. Su poesía es una canción rockera y rabiosa.

leer más
Poesía mexicana joven

Reportajes

Los poetas salvajes de México son el futuro de la literatura

"Somos los niños paleolíticos de la literatura del futuro"

leer más
cerrar
cerrar