utp_ utp_

Álbumes

Alva Noto + Ryuichi Sakamoto with Ensemble Modern Alva Noto + Ryuichi Sakamoto with Ensemble Modernutp_

8 / 10

Alva Noto + Ryuichi Sakamoto with Ensemble Modern  utp_ RASTER-NOTON

Cuentan los libros de historia que en 1607, siendo príncipe elector Friedrich IV von der Pfalz, la hasta entonces villa de Mannheim, enclave de importancia creciente en el tejido geográfico del Sacro Imperio Romano Germánico, obtuvo definitivamente, y hasta hoy, los estatutos que le daban la categoría ciudad. Eso significa que en 2007 se cumplieron 400 años de la efeméride, momento que mereció todo tipo de pompa y celebraciones y que, para lo que nos interesa ahora mismo, está en la base de “utp_”, un trabajo comisionado a Alva Noto y Ryuichi Sakamoto que debemos leer como ‘utopía’. Y es que Mannheim, en su ordenación urbanística de 1606 que está en la base del plano actual de la ciudad –y que fue decisiva para que el príncipe la elevara de su catalogación de aldea a gran urbe–, apostó por una distribución del espacio geométrico y racional, de calles rectas y transversales que se cruzaban en ángulo recto: mucho antes de las expansiones de Manhattan, Barcelona –el plan Cerdà– y la de París durante el Segundo Imperio bajo la regla del Barón Haussmann, Mannheim ya había acometido un intento por diseñarse como ciudad perfecta.

Para celebrar cuatro siglos de una ciudad moderna y de líneas nítidas, un prodigio de urbanismo en tiempos en los que los cascos urbanos del Antiguo Régimen eran dédalos sucios y caóticos, y teniendo en cuenta que la ciudad reclamaba una obra musical, era lógico acudir a quienes han hecho de la geometría y el orden un código estético. “utp_”, pues, tiene parte de psicogeografía en sus intenciones finales –describir el ánimo de una ciudad por medio del audio y los sentimientos que éste despierta–, y es también un nuevo intento de equilibrar tradición y revolución, del mismo modo en que Mannheim se renovó por completo sin renunciar a su identidad pasada. Alva Noto, con sus pulsos tibios de electrónica digital, y Ryuichi Sakamoto, con su piano impresionista y su gusto por la orquestación etérea, podían aceptar perfectamente el órdago, y más después de dos trabajos magistrales como son “Vrioon” ( Raster-Noton, 2002) e “Insen” (2005). “utp_”, de todos modos, se aleja parcialmente del camino abierto con esos dos discos y busca un espacio propio relocalizando la fórmula. “Vrioon”, “Insen” y el epílogo que fue “Revep Ep” (2006), estaban enmarcados en la emergente escuela post-piano del momento: la suave cascada de notas en conjunción con el sonido mínimo, artificial, de las máquinas. Electrónica pura y sin connotación descriptiva –pura abstracción, o sea– en lucha amistosa con la evocación poética de las teclas. Lo que salió de ahí, ya se sabe, fueron dos obras maestras y media.

En “utp_” entra en concurso una formación de cámara, el Ensemble Modern de Frankfurt: una batuta más once músicos que se ocupan de los violines y otras cuerdas, la percusión –xilófonos principalmente– y vientos dulces como el oboe, la flauta y el clarinete. Eso implica que ya no es un negocio a dúo entre Noto y Sakamoto, ya no es un diálogo equilibrado, sino una orgía en la que cabe poner orden. En el grueso pack que almacena el disco –y la grabación en DVD del concierto original que se dio en Mannheim en 2007– se puede encontrar, además de unas notas de David Toop tan etéreas, inconcisas y sugestivas como siempre –Toop habla más de la sensación de la música que de la materia de la música, y nos parece bien, aunque explique poco–, un cuadernillo en papel gris con la partitura original. Más que una partitura, es un bloque de apuntes pensados para que el Ensemble Modern no se pierda, indicaciones del tipo “toca estas notas con un pizzicato a lo Bartók o con el arco en detaché en cualquier octava con un ritmo no-repetitivo” o “encuentra un ruido corto, como una partícula, que pueda producir tu instrumento y repítelo”. Por tanto, “upt_” lo que hace en realidad es ampliar la gama de timbres, y expande la idea original de “Vrioon” a toda la orquesta. El resultado, de todos modos, es más espacial que emocional.

“Insen” y “Vrioon” eran pellizcos sobrecogedores, sobre todo cuando un racimo de notas del piano se engarzaba en un amasijo de clicks’n’cuts y del caos nacía la belleza. “utp_”, en cambio, es lento y atmosférico, el piano de Sakamoto es una pieza más en el conjunto instrumental que gira alrededor del ruido blanco de Noto y su sonido arenoso, degradado, en la línea de sus dos “Xerrox” publicados hasta ahora. Cercana a piezas de música contemporánea en las que el ritmo es lento, la atmósfera es triste y la textura parece ir a la deriva – “The Sinking Of The Titanic” de Gavin Bryars, por ejemplo–, la música de “utp_” se aprecia más a largo plazo que en el primer instante, pues es cuanto más extensa cuando más se aprecia su poder de seducción y rapto. El DVD es un plano fijo con los músicos tocando y una pantalla de colores inmóviles detrás, y el audio un lienzo blanco ocasionalmente cubierto y manchado por pinceladas de cuerdas trémulas, vientos que vienen de las profundidades y una tecla de piano furtiva. A la chita callando este “utp_” afecta a la percepción más de lo que parece. No es espectacular, como el resto de los discos últimos del alemán y el japonés, pero es tan serio, bonito y ordenado como el casco urbano de Mannheim. Pocas ciudades pueden presumir de haber recibido un regalo así.

Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar