4everevolution 4everevolution

Álbumes

Roots Manuva Roots Manuva4everevolution

7 / 10

NINJA TUNE

Eclecticismo y experimentación son palabras que siempre han ido enganchadas con SuperGlue3 al hip hop extravagante de Roots Manuva. Y parece ser que rondar la cuarentena no deja al de South London ni medio paso atrás ante las mentes provilegiadas que está pariendo a diario la escena rap de Gran Bretaña. Al contrario, su nuevo álbum recoge lo mejor del Rodney Hylton Smith que ya conocíamos –los aires abstractos del redondo “Awfully Deep” y los toques reggae del fresco “Duppy Writter”–, y añade algo de emoción, lo que se traduce en sonidos a los que no nos tenía acostumbrados pero que le quedan como un guante a este “4everevolution”.

El disco se extienden en la friolera de 17 tracks y una hora de duración –una locura en mayúsculas para los tiempos que corren–. Un acto valiente que queda justificado tras varias escuchas, pues ninguno de los cortes parece haber sido incluido de forma gratuita. El que capitanea el disco es, sin duda, “Watch Me Dance”, por dos motivos. El primero, su capacidad de hit superlativo a pie de pista, muy por encima del resto de temas del disco. El segundo, ejemplificar a la perfección los nuevos derroteros por los que ha querido pasearse Roots Manuva y a los que antes hacíamos referencia. Para más inri, cuenta con la colaboración de Toddla T, y eso son palabras mayores.

Los tres años que le ha costado gestar el disco, sin embargo, le han dado para hacer sonar notas de todos los colores y para recordarnos todo el prestigio que lleva acumulado gracias a temas como “Here We Go Again”; también de crear la emocionante “Skid Valley”, capaz de crispar los nervios con su apasionante instrumentación y sección de cuerdas; o de fundar sin miedo “The Throes Of It”, un track de siete enormes minutos que nos sumerge en su hip hop extravagante sin por ello hacer ascos al dancehall del Caribe –donde, por cierto, están sus raíces, no debemos olvidarlo–. La buena onda caribeña sigue en “Wha' Mek”, píldora instantánea de buen humor, sonido que –pasado por el acelerador de beats– incluso tiene algo de hype mainstream en “Beyond This World”.

El único inconveniente del disco: el abanico de géneros puede resultar en algún momento un arma de doble filo. Aunque la variedad le permite a Hylton Smith regodearse en el control de distintos sonidos, también es verdad que puede dar, a ratos, una sensación de desorden y dispersión. Seguramente se debe a la cantidad de productores de los que ha echado mano –entre ellos, Skin y Cass de Skunk Anansie, Spikey P o Daddy Kope–. No obstante, sólo se trata de una sensación pasajera y, tras varias escuchas, es imposible no estar a favor de la productiva madurez de Roots Manuva.

Ariana Diaz

“First Growth”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar