4, 5, 6 4, 5, 6

Álbumes

.snd .snd4, 5, 6

9 / 10

SND

Parece que hace toda una vida, pero apenas ha pasado un lustro desde la época de los clicks'n'cuts, esa estética "post-digital" que concedía al crujido de un CD encallado un papel protagonista, y que ha terminado por convertirse en la última revolución interesante que ha sacudido la escena de la música electrónica. Una revolución tan intensa como corta, que murió por sobredosis (hacia 2003 TODO era clicks'n'cuts), y que también funcionó de manera vírica: no sólo dejó en herencia una constelación de géneros y subgéneros que hacen del glitch bandera, sino que también infectó a artistas de todo tipo, que introducirían el error digital en el pop y la música de baile, en el hip hop y hasta el mainstream. Desde entonces, y fruto del desinterés, los artistas que protagonizaron aquella revolución han desaparecido, andan en otras cosas o han evolucionado hacia estadios superiores, mucho más radicales. Al menos casi todos, porque los británicos .snd acaban de poner en las cubetas un triple vinilo que recupera y (sorprendentemente) actualiza el dichoso sonido. La sorpresa es doble porque a .snd ya no los esperaba nadie: su anterior disco, " Tender love", vio la luz en 2002, cuando el género estaba en su momento de mayor apogeo (al borde mismo de la decadencia, es decir), y desde entonces sólo habían asomado la nariz para publicar el homónimo disco de Blir, un (estupendo) proyecto de minimal techno que, cosas de su naturaleza obtusa, vio la luz en Raster-Noton. Tal vez por eso, el contenido de " 4, 5, 6" no resulta continuista ni nostálgico: en la paleta de elementos utilizados por la pareja siguen estando presentes los chasquidos digitales, esos blips y clonks tan reconocibles, lejos de las estrictas geometrías, habituales en el género, las pistas parecen fluir de manera azarosa, cambiando a cada compás de velocidad y timbre, centrándose antes en los aspectos dinámicos, en la coloración y calidad del sonido, que en la construcción estructural. Pistas que, de ese modo, adquieren un extraño carácter humano, emocional y evocativo, mucho más cercano a la música improvisada que a la electrónica. Y eso sólo puede ser bueno.

Vidal Romero

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

SEMEN

Futuro

Esta app permite comprar semen de donantes como si estuvieras en Amazon

Cada frasco cuesta 1.200 dólares y puedes elegir las características del donante.

leer más
Johan

Sports

"El jugador malo que la suelte rápido": la lección póstuma del mito holandés

"Si eres Puyol o Xavi y has ganado tanto, y te viene uno de 21 años que cobra el doble, ¿cómo te quedas?"

leer más
planeta de los simios

Columnas

Monos a tiros y una cama chirriante: así voló por los aires el SOE

Metralletas en modo chimpancé, una espada de Excalibur y una cama de Vallecas explican el aquelarre socialista

leer más
Luke Cage

Cultura

Luke Cage, la serie de superhéroes que ha sido comparada con 'The Wire'

Marvel + Bajos fondos de Harlem = Luke Cage

leer más
kalanithi

Books

El médico que diagnosticó su propio cáncer (y lo convirtió en bestseller)

Paul Kalanithi pasó de ser un doctor que trataba casos terminales a un paciente que luchaba por vivir.

leer más
Héctor Lavoe

Actualidad

Feliz cumpleaños al cantante más tristemente alegre del mundo

Un santo popular y laico que cantaba "las canciones que el pueblo necesita"

leer más
melco crown

Reportajes

Todos los lazos que unen el casino catalán con la mafia china

Tercera y última parte.

leer más
Paises más competitivos

Actualidad

Estos son los países más competitivos del mundo

Las tecnologías alteran la forma de producir y consumir. Impactan incluso en lo que somos.

leer más

cerrar
cerrar