1897 1897

Álbumes

Seaworthy Seaworthy1897

6 / 10

Seaworthy 1897 12K/ ROTOR

Decíamos hace poco que, con la publicación del recopilatorio " Blueprints", a finales de 2006, el sello 12k dio un golpe de timón a la que hasta entonces había sido su línea de actuación: de un ambient luminoso y diamantino, de trazas minimalistas y formulación prácticamente digital, se ha pasado a proyectos que también hunden sus raíces en la tradición ambiental, pero que prefieren utilizar herramientas de naturaleza acústica para su definición. Que dan todo el protagonismo a instrumentos clásicos (guitarras, baterías, bajos, pianos o cuerdas), y sólo utilizan los ordenadores para decorar los fondos sonoros, para manipular alguno de los instrumentos o gestionar grabaciones de campo.

Con el tiempo, y tras media docena larga de discos publicados, se ha podido comprobar que el invento funciona mejor con aquellas bandas que reinterpretan la estética tradicional del sello desde otros puntos de vista (no es nada nuevo: John Fahey o Loren Mazzacane Connors ya hacían cosas parecidas con la única ayuda de una guitarra acústica), que con los que se acercan peligrosamente al post rock en su vertiente más derivativa. Y el mejor ejemplo de esta dualidad es Seaworthy, una de las bandas que participó en aquella recopilación, que es capaz de aproximarse a los dos extremos. En los mejores momentos de " 1897", su nuevo disco, este trío neozelandés construye paisajes de una belleza insondable y aislacionista: a fuerza de estirar hasta el infinito las notas que arrancan a sus instrumentos (sobre todo guitarras), de enredarse en un maelstrom de pedales de efectos, bucles y arpegios armados a baja velocidad, construyen letanías hipnóticas y sutiles, pura apnea ambiental. Así que es una lástima que en otros momentos prefieran dejarse llevar por un tobogán de pequeños crescendos y caídas en barrena, que prefieran enrocarse en un rock atmosférico y lento, plagado de lugares comunes. Si consiguieran abandonar esa pose de rockeros reciclados, estarían llamados a grandes empresas; de momento, se quedan en la categoría de artistas discretos.

Vidal Romero

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar