V V

Álbumes

Van She Van SheV

7 / 10

Van She V MODULAR

¿Hay vida en Australia, más allá de koalas, capibaras, canguros, y otros mamíferos de esponjosa procedencia? ¿Se exporta algo más que actrices pelirrojas que se divorcian y ponen cara de susto permanente cuando interpretan, directores de cine con más pluma que un pavo real y que a la primera de cambio te hacen un musical con canciones de The Police y de Elton John? Si en los ochenta, bandas como The Church, Midnight Oil, The Bats, INXS o Crowded House pusieron al continente en el intermedio y difuso límite que separa el mainstream del indie, este segundo lustro del nuevo milenio nos está deparando una serie de gozosas bandas australianas que parecen tomar el relevo del ya cansino revival post punk y, que de paso, barren de las discotecas la dictadura mortecina y aburrida que el minimal estaba ejerciendo (ya incluso invadiendo terreno pop-indie, con la inclusión de gente como James Holden entre el playlist de los diyeis residentes) en el mundo de la fiesta. Hablamos de gente saltarina como Pnau (y su proyecto paralelo Empire of the Sun), tremebunda y pseudogótica como The Presets, nuravera como Sneaky Sound System, soulera como Sam Sparro o Van She. Estos últimos se conocieron a raiz de un anuncio que lanzó la revista Drum Media Magazine y al que cada uno respondió por separado. Una vez allí, se dieron cuenta que en realidad buscaban a un vocalista para una banda de Doom Metal. Una cruel broma que les resultó muy provechosa, lanzando un EP que cosechó cierto éxito en el circuito independiente. " V" es el título de su larga duración: una colección disfrutable aunque poco definida en la que lanzan dardos que se clavan en el shoegaze, el dream pop, el synthpop y el indie de guitarras y electrónica saltarina. Es un disco que claramente define el signo de los tiempos: la gente joven tiene demasiada mierda encima para andarse con tonterías de baile sesudo, de formas angulares y rocosas, científicas. Quieren canciones que se peguen al segundo y poder cantarlas de memoria justo cuando se ha escuchado por segunda vez el estribillo. Y eso ocurre con hitazos tan inmediatos como “Changes” (puro Phoenix con estribillo emocional), “Strangers” (new wave con bajo trotón incorporado y orgía de teclados en el estribillo), “The Sea” (shoegazer de quilates, robusta y aparentemente impropia de un grupo de tal juventud), “Talkin'” (French house con vocoder incorporado) y “Kelly” (la joyita synthpop del conjunto). Se le puede reprochar un comienzo un tanto taciturno, porque empezar con dream pop despista y hasta puede aburrir al extremadamente paciente. Pero a partir del corte tres, " V" se anima cosa bárbara y da tanto gustito como lo que, figuradamente, hace uno de los protagonistas del libreto del disco.

Antonio Bret

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Leila Khaled

Columnas

Los disturbios son hermosos: cuando el pop se inspiró en las armas

Músicos pop tomando las armas y activistas armados inspirándose en bandas pop. Las relaciones entre el pop y la agitación armada han sido ...

leer más
Prue Stent

Ficciones

Diario suicida de una mamá adolescente

Querido diario: no sé qué hacer.

leer más
slender

Actualidad

Tres amigas de 12 años, un bosque y 19 puñaladas

Capítulo 1 de 3.

leer más
marcy

Actualidad

El 11-S tardó 14 años en matar a su última víctima

El avión que impactó en la Torre Norte lo hizo a la altura del piso 80. Ella estaba en el 81.

leer más
Colby Keller

Actualidad

Descubre al pornstar comunista que se está tirando a toda América

"Una de las maneras de demonizar el sexo es asumir que, si una persona es buena en eso, debe tener alguna otra deficiencia importante. Como ser ...

leer más
modafinil

Actualidad

La droga inteligente que triunfa en las mejores universidades del mundo

Su eficacia como nootrópico se considera probada y los expertos consideran su seguro a corto plazo

leer más
meredith

Historias

Meredith Graves, la riot grrrl que está redefiniendo el punk

Presente y futuro del punk.

leer más
caer

Historias

24 cosas en las que es fácil caer, pero de las que cuesta horrores salir

Caer es fácil, lo difícil es levantarse.

leer más

cerrar
cerrar