kin kin Top

Álbumes

iamamiwhoami iamamiwhoamikin

8.4 / 10

La viralidad arty personificada, tras tantos mensajes encriptados de los que ya hemos perdido hasta la cuenta, por fin se ha decidido a editar un álbum al uso. Parece que fue ayer, pero la mecha se encendió en diciembre de 2009, cuando las primeras alarmas se encendieron en los blogs de medio mundo planteando más interrogantes que respuestas sobre la mesa. Por aquel entonces se desconocía que quienes estaban detrás de este atípico proyecto eran los suecos Jonna Lee y el productor Claes Björklund. Pero eso no quita que las cábalas que durante los primeros meses apuntaban a que sus primeras referencias numéricas subidas a youtube pudiesen pertenecer a lo nuevo de Goldfrapp, Lady Gaga o el cadáver pop de Christina Aguilera nos amenizarán un descojonante pasatiempo que ríete tú del ‘¿Quién es quién?’

Hasta que Lee no se mostró con pestañas kilométricas en “b” a mediados de marzo de 2010 y presentó sus primeras creaciones en un falso directo que pasó en noviembre del mismo año a los anales del audiovisual internauta, iamamiwhoami no dejó claras sus intenciones. Más allá de aquellos vídeos embriagados de arte en mayúsculas (sin necesidad de recurrir a desproporcionales presupuestos) había, sobre todo, canciones más grandes que la vida como “;John”, “O” o “T”, auténticas gemas de pop sintético armadas de beats gélidos e hiperemocionales que, pese a poder ser herederas de The Knife, convirtieron a este proyecto multidisciplinar en unas de las más fantasiosas sorpresas de la década.

Puestos a encontrar una tara a “kin”, ésta sería que no incluye ninguna de las piezas que datan de antes de febrero de 2012. No obstante, focalizándose en sus últimas creaciones, las correspondientes a este último periodo en el que Lee se las ha tenido que ver canutas con su cuerpo de baile peludo en los vídeos, la banda ha conseguido un producto de lo más sólido (en lo estrictamente musical), vitaminado de sutilezas y medios tiempos electrónicos que son droga dura para aquellos que se hayan sentido algo defraudados con los pasos de The Golden Filter o Niki & The Dove.

Ya hemos tenido ocasión de machacar por nuestra cuenta estos nueve temas a modo de píldoras cada quince días. Pero escuchándolos uno detrás del otro resulta imposible no caer rendido ante la evidencia de que aquí se almacenan auténticas joyas. Nada sobra. Esos delicados beats que pinzan el alma en “Good Worker”, el toque industrial de esa “In Due Order” que parece que haya tomado prestada la esquizofrénica melodía del “We Carry On” de Portishead, o “Goods”, la petardada sibilinamente disco que cierra el círculo tras el paraje trip-hop de “Rascal” y la pluscuamperfecta “Kill”, hacen de este disco uno de los mayores artefactos de sentido pop electrónico que han aparecido en los últimos meses. El fenómeno iamamiwhoami (a la expectativa de que el álbum se edite físicamente en septiembre con el obligado DVD contenedor de sus videoclips; por ahora se localiza en digital y en Spotify), ahora sí, no ha hecho más que empezar.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar