Yuck Yuck

Álbumes

Yuck YuckYuck

8.1 / 10

FAT POSSUM

Anótense bien este nombre: Yuck, penúltima apuesta del sello Fat Possum. Aunque la traducción sea algo así como “puaj”, seguro que nadie reacciona sintiendo asco hacia su homónimo disco de debut. Como mucho, la incomodidad y desasosiego que despiertan los discos creados desde lo más hondo la entraña. Porque, cuando parecía que el sonido grunge noventero sólo le estaba permitido a viejas glorias como Dinosaur Jr. o Sonic Youth, esta gente irrumpe con fuerza y un estimulante sinfín de influencias que nos empujan a una curiosa y sincera regresión en el tiempo. Curiosa porque estos jóvenes londinenses, que suenan tan americanos, ni siquiera tienen edad para haber vivido con fiereza la agitación del rock en los noventa; sincera porque se nota mucho que hacen la música tal y como la sienten. Algo que es muy de agradecer en tiempos en los que la pose o la vacua floritura suele pesar más que el sentimiento.

Desde el primer corte, sensacional y enérgico “Get Away” de ansioso rechazo y apego a los malos sentimientos, los primeros Smashing Pumpkings vienen a nuestra mente, tanto por lo afilado de las guitarras como por esa voz medio alejada y aguda con la que se alterna. En “The Wall”, sorprende en la respuesta una voz femenina que nos recuerda a Garbage, con la misma producción queridamente distorsionada y ahogada en un a mezcla de lo más turbia.

Después de un arranque puramente grunge y cañero, se nos van a ir desnudando unos Yuck mucho más melódicos, que por la alternancia de voz femenina y masculina, el noise y a la vez la dulzura de las melodías, nos van a recordar en muchas ocasiones a The Pains Of Being Pure At Heart, especialmente en la adictiva y melosa Georgia. Algo menos originales que la banda mencionada, Yuck tiene sin embargo una potencia mayor en su estruendo de guitarras, en su grito más rebelde y en su espíritu noventero, que sin duda nos hacen estar muy atentos a sus próximas andadas (por ejemplo en el San Miguel Primavera Sound 2011) y, por el momento, a degustar con sumo placer un disco cargado de inconformismo con las tendencias y el mundo en general.

Germán Aranda

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar