You’re All I See You’re All I See

Álbumes

Active Child Active ChildYou’re All I See

6.9 / 10

Active Child  You’re All I See VAGRANT

“Curtis Lane” fue un EP prometedor y activó el nombre de Active Child como uno de los serios candidatos a next big thing del indie sin ataduras. Aquella colección de seis canciones, juguetona y abierta de miras, desemboca ahora en este debut, ambicioso como era de prever, pero sobrepasado por las altísimas expectativas que muchos habíamos depositado en él. “You’re All I See” ha recibido estupendas críticas pero los más expectantes y exigentes dirán que Pat Grossi se ha dejado en el camino del EP hasta aquí algo de la dinámica y la inmediatez de sus primeros temas. Se ha vuelto más afectado y grave, ganando en amplitud y exquisitez pero también recargándose de tanta irrealidad y tanta pompa que el impacto de la promesa ha acabado, paradójicamente, desinflándose. “You’re All I See” es pura vanidad. Viscoso y remilgado, quiere apuntar tan alto que acaba pecando de no saber a dónde va. Esto hace mella en una receta que, bajo la intención confesa de dotar al pop de la mayor extrañeza posible, ya resulta lo suficientemente impostada de por sí: una suerte de synth-pop gelatinoso que cabalga a lomos de un caballo blanco domado por Kate Bush y M83, y en el que se funden arpas celestiales con alados falsetes y texturas R&B.

El punto débil del mejunje es que su elevada concepción estética palidece frente a la desbordante personalidad de sus reflejos. “You’re All I See” no sólo llega (¡qué azar!) cuando se edita el fantástico “Hurry Up, We’re Dreaming” de Antony Gonzalez, sino que también tiene que competir estilísticamente con los dos de los pocos firmantes de obras maestras en lo que va de año, James Blake y Bon Iver. Con ellos guarda semejanzas, aunque sean superficiales, como las guarda también con las distorsionadas tinieblas en que se mueven las canciones de Tom Krell (de hecho, el hombre oculto tras How to Dress Well aparece como invitado en uno de los cortes más vivos del álbum, “Playing House”). El problema es que, en vez de cautivar con un sonido misterioso como hace HTDW, en vez de sintetizar como logra Blake, en vez de intrigar como Bon Iver, el tono catedralicio de la música de Grossi acaba desplomándose sobre la esencia de los temas. Algo falla cuando, empalagosa como el olor de un botafumeiro, la envolvente épica conseguida se quiebra con maneras industriales como las de “Shield & Sword”. Tropiezos como ese, menores pero decisivos, derivados en realidad del exceso de ornamentación aplicada, son los que nos impiden decir que este profiláctico “You’re All I See” mejore a “Curtis Lane”. Su apariencia es tan filiforme que acaba escurriéndose entre las manos.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar