XI Versions Of Black Noise XI Versions Of Black Noise

Álbumes

Pantha Du Prince Pantha Du PrinceXI Versions Of Black Noise

7.4 / 10

Pantha Du Prince  XI Versions Of Black Noise

ROUGH TRADE

Los discos de remixes tienen sus pros y sus contras, como casi todo en esta vida. El pro es que, si están bien escogidos y cuidados los apaños, suelen ofrecer minutos de música valiosa, algo a lo que decir que no sería ridículo, que aquí no estamos para desperdiciar nada –y, en el peor de los casos, sería simplemente un churrete, como el que le han perpetrado a Daft Punk desde Disney; con tirarlo a la papelera (física o de reciclaje) ya se resuelve el agravio–. El contra verdadero de los discos de remezclas está en que con ellos se evapora la magia que pudiera tener la obra original, de “tenella”: son lecturas diferentes de un texto que ha quedado fijado con unas características reconocibles y su escucha va siempre acompañada de un matiz de “algo no encaja”. En el caso concreto de “Black Noise”, otrora tercer álbum de Pantha Du Prince, la sensación se amplifica por la frágil belleza y la construcción delicada de las texturas que aplicó el hamburgués en sus temas originales. No era un disco de techno convencional: sin evitar el cuerpo a cuerpo del bombo marcado, Pantha Du Prince trabajó cada estructura y cada melodía como si fuera una pieza de artesanía, un cristal de Murano, con dedicación y cuidado, hasta darle forma hermosa a un disco que se definía por su concepto –el momento antes de que se desencadenen las catástrofes, el “ruido negro”, ese momento de calma infinita antes del caos de aludes, terremotos y volcanes– y por una dinámica interna como vista mediante el trasluz de los rayos X.

Ahora llegan los remixes. El título indica once, en numeral romano, aunque son algunos menos: la mayoría ya habían aparecido en vinilos –el lugar natural de este tipo de faenas de toda la vida– y sólo unos cuantos son nuevos, especialmente comisionados para la ocasión. Sabíamos, por los 12” de “Stick To My Side” y “Lay In A Shimmer”, que la propuesta remix era buena: sólo se le encargaba el trabajo a gente afín en espíritu –más que en sonido, incluso–, a Pantha Du Prince, y por eso asoman el hocico sus almas gemelas del sello Dial ( Efdemin, Lawrence, Carsten Jost) o músicos que cuidan la melodía tanto como el ímpetu bailable ( Four Tet, Walls). En conjunto, lo que distancia la toma original de las recreaciones está en esa pérdida de ingenuidad y pureza que existía en el álbum: el trote de las remezclas, en general, es más animado –aunque nunca un galope para quemar dancefloor–, el tono sombrío permanece aunque menos acusado. Aún así, hay que admitir que la buena vista de los señores de Rough Trade se mantiene al elegir a los autores de las versiones nuevas: Moritz Von Oswald es quien más respeto muestra al esbozo primero en una toma muy flotante de “Welt Am Draht” –a la que Die Vogel añaden sección de vientos, como una fanfarria kraftwerkiana en las montañas del Tirol–; The Sight Below conserva el acunamiento hipnótico de “A Nomad’s Retreat” aunque con más bombo y charles –ídem Hieroglyphic Being en “Satellite Sniper”–, y la que rompe la baraja por completo es la de Animal Collective en “Welt Am Draht”: saben sostener la atmósfera bucólica –pero de borrasca inminente– con campanillas, monodias vocales, caos armónico y un fondo ambient casi transparente. Los buenos discos de remezclas, por tanto, son como éste: inferior al original pero conservando una distancia corta, y valioso por sí mismo más allá del molde platónico original. Más pros que contras, es decir.

Javier Blánquez

Pantha du Prince - Welt Am Draht (Animal Collective Remix)

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar