Wreck Wreck

Álbumes

Unsane UnsaneWreck

7.2 / 10

Unsane es uno de los grupos más consistentes que he escuchado nunca. En algo más de veinte años de trayectoria no se les conoce un disco endeble o desacertado, ni tampoco salidas de tono o pasos en falso que poder reprocharles a toro pasado. Han mantenido una regularidad casi germánica, y en todo este tiempo, además, se han especializado en sacar partido y réditos de una ecuación sonora muy limitada y predecible, noise-rock a la vieja usanza, cuadriculado y sangriento como buena parte de sus portadas, que Chris Spencer, alma mater de la banda, ha sabido y podido mantener fresca y vigente. Es por ello, precisamente, que nadie diría que entre “Visqueen”, su anterior álbum, y “Wreck”, el nuevo, publicado hace unos días, hayan pasado cinco años. No se nota porque Unsane siguen sonando a Unsane; el paso del tiempo y los cambios de corriente tienen tanta incidencia en su música como podía tenerla una grada hostil en el juego de Drazen Petrovic.

Cuando arranca “Rat”, pieza de apertura, no necesitas ni un minuto para reconocer el sonido del grupo. La guitarra-gillette, el bajo distorsionado, la batería-martillo y la voz histérica de Spencer a pleno rendimiento propician un reencuentro por la vía rápida, sin esfuerzo, como cuando vuelves a ver a un amigo después de un tiempo sin saber de él y no necesitas más que un par de bromas hipertextuales para conectar. Todo está en su sitio: las distintas ondulaciones de intensidad, algún que otro solo espontáneo y el final abrupto marca de la casa. Diablos, es que incluso se permiten alguna licencia autoparódica, como esa armónica de “No Chance” que parece una fotocopia consciente de la misma que sonaba en “Alleged” y que se ha convertido en un involuntario sello de fábrica que le añade color e ironía a su propuesta.

A diferencia de sus últimos discos, sobre todo “Blood Run” y “Visqueen”, que mostraban cierta inquietud y preocupación formal, más en términos de producción que del propio sonido, “Wreck” está en sintonía con la rugosidad y crudeza de “Scattered, Smothered & Covered”. Es un regreso consciente a las alcantarillas neoyorquinas –ojo a los títulos de las canciones: “Rat”, “Pigeon”, “Roach”, “Metropolis”– en que las imperfecciones y la estética sucia y degradada le dan un aire más inmediato, intimidante y abrasivo a las canciones. A excepción de “Stuck”, un curioso y extraño medio tiempo de casi siete minutos, poco propio de la banda, el resto del álbum va al grano, con estructuras convencionales, estribillos bien pautados y un tempo uniforme que ayuda a cimentar su muro de sonido. No es su mejor álbum, pero seguramente sí es el mejor disco posible que Unsane pueden brindarnos en 2012. El martillo pilón no pierde fuelle.

No Chance

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

crema

Actualidad

Por qué la crema solar debería ser gratis

#CremaGratis

leer más
Mentiras

Historias

25 cosas que nos enseñaron en la escuela y que son completamente falsas

Es hora de desaprender.

leer más
izima

Historias

Volver sola a casa puede ser lo último que hagas cuando eres una chica

Random House publica 'Chicas muertas' de Selva Almada

leer más
Foto sin likes

Ficciones

27 cosas que piensas cuando tu foto de Facebook no tiene ni un like

¿Y si me pongo yo un megusta?

leer más
muxes

Historias

Muxhes: la decadencia de una cultura transgénero centenaria

Los zapotecos mexicanos han aceptado siempre el tercer género como algo natural

leer más
converse

Advertorial

Converse lanza las nuevas Chuck II, el regreso de un icono

All Star de siempre, pero mucho mejores.

leer más
Where Love Is Ilegal

Historias

Donde el amor es ilegal: 8 testimonios brutales que te revolverán las tripas

"Creemos en el poder de las historias para conectar a la gente. Creemos que hablar contra la intolerancia es una de las más potentes armas para ...

leer más
Amber Mahoney

Actualidad

Mujeres buscando mujeres: así es el consumo femenino de porno

Lesbianismo, Kim Kardashian... y más tiempo que los hombres.

leer más

cerrar
cerrar