Worship Worship

Álbumes

A Place to Bury Strangers A Place to Bury StrangersWorship

6.6 / 10

A Place To Bury Strangers molaban. Mucho. De ellos fascinaba especialmente su predilección por un noise-rock hiriente, con reminiscencias evidentes a The Jesus And Mary Chain, y la figura de Oliver Ackermann, creador de Death By Audio, empresa dedicada a la manufacturación de pedales de efectos que han utilizado artistas tan diversos como Wilco o Nine Inch Nails (y por supuesto, ellos mismos). Pero si hablamos en pasado es porque su carrera ha ido progresivamente avanzando hacia terrenos más amables. De la visceralidad cruda del debut –homónimo– viraron hacia un post-punk más accesible en su segundo trabajo, “Exploding Head”. Aunque se trataba de álbumes muy distintos, en el fondo se podían disfrutar igualmente y las canciones de cada una de ellas en directo eran afilados cuchillos directos a tu yugular. Esas catárticas actuaciones con epiléptica iluminación era lo que les hacía grandes, lo que daba pie a que la banda se convirtiese en uno de los referentes más destacados del panorama ruidista. Pero a principios de este año salió “Onwards To The Wall EP”, que confirmó que los neoyorquinos se han ablandado y que ahora prefieren sonar como The Horrors antes que recordar a esas formaciones industriales de sellos como Wax Trax!.

Para ser justos, su nuevo álbum, “Worship”, en el que han participado sólo ellos, sin ayudas externas, no empieza mal del todo. “Alone” es una corta pieza que sirve para lacerar tímpanos, con buenas distorsiones, unas guitarras con muy mala folla y sonidos que quieren imitar explosiones. Le sigue el actual sencillo, la lasciva “You Are The One”, un número coldwave en el que se distinguen mejor los punteos de las guitarras, la voz de Oliver Ackermann adquiere un plus de sensualidad –aunque suena tan desafiante como siempre– y al que sazonan con algunos ramalazos de ruido que sólo llegan a perturbar hacia el final, con unas disonancias diabólicas. La pieza titular depara la primera sorpresa. Aunque los elementos centrales de la música de APTBS se mantienen, la canción tiene más sensibilidad pop de lo que nos tienen habituados. Parece como si fuera de unos Primal Scream que llevasen toda la vida jugueteando traviesamente con los pedales, el feedback y el reverb. En “Fear” se apropian del bajo de Peter Hook para ofrecer la enésima reinterpretación del legado de Joy Division. Y es a partir de aquí cuando el álbum se vuelve impredecible e irregular.

Si no has repasado profundamente la discografía de A Place To Bury Strangers, una canción como “Dissolved” te puede sorprender bastante. Parece hecha por cualquiera de esas bandas de Captured Tracks que han escuchado demasiado el “Disintegration” de The Cure. Cuenta con una primera mitad atractivamente atmosférica y un final con guitarras juguetonas a lo Beach Fossils. Es decir, a priori, una música radicalmente opuesta a la que asociaríamos con los neoyorquinos. Pero uno de los bonus tracks de su debut, “Sunbeam”, ya navegaba por similares aguas. Lo que es extraño es que la pieza se incluya dentro del disco, no por ser mala, que ni mucho menos lo es, sino porque no encaja del todo con el resto del repertorio. Recuperan un poco el pulso con “Revenge”, uno de los cortes más rock que han facturado, con riffs de guitarra de órdago y sus habituales interferencias marcianas. Pero rápidamente se empeñan en tirar por tierra sus esfuerzos con números como “And I’m Up”, más propia de unos Crystal Stilts que de estos terroristas sonoros, y la preocupantemente anodina “Slide”. Entre esto y que también hay pistas que apenas innovan (¿ “Why I Can’t Cry Anymore” no la habíamos escuchado antes?), queda una segunda mitad que apenas invita a girar el vinilo.

“Worship” transmite, a menudo, todo lo que se sugiere en los títulos de sus canciones: tensión, agresividad y un hastío existencial cuya única válvula de escape viable parece ser la del ruido. Aquí hay un buen puñado de canciones de esas para subir el volumen al máximo y empezar a soltar adrenalina por los poros de la piel. Pero no es menos cierto que han perdido fuelle, que no han sido capaces de avanzar adecuadamente y que hay temas indignos de una banda que ha dado buenos momentos de energía primitiva desatada.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar