Other Worlds Other Worlds

Álbumes

Taken By Trees Taken By TreesOther Worlds

7.6 / 10

No hay grandes enigmas en la música de Taken By Trees. Es cándida, blanca, sincera. Te gana fácilmente con el aura de benevolencia que desprende y enamora sin gestos llamativos. En tiempos como estos, repletos de mezquindades, confusiones y abundancias, la propuesta se agradece por partida doble, apetece, reconforta. Deja en el aire la sensación de que Victoria Bergsman debería ser siempre bienvenida. Y es que, al igual que ocurriera con sus llorados The Concretes, Victoria suele traer bajo el brazo suculentos bocados de pop algodonoso que el paladar recibe con hambre aunque sin expectativas, como un pan cotidiano. Así supieron la presentación “Open Field” (2007) y también “East Of Eden” (2009), primer paso hacia otras latitudes –orientales en aquel caso– en el que Victoria se dejaba masajear el karma para lograr un disco límpido cual hoja bañada por el rocío.

“Other Worlds” se presenta como la etapa siguiente en la conquista de nuevos husos horarios, pero esta vez con la brújula apuntando en dirección contraria. En concreto hacia Los Ángeles, donde nuestra protagonista se ha mudado al igual que hiciera la otra renovadora del indie sueco, Lykke Li, e incluso llegando más allá, hasta una paradisíaca Hawai donde, recuerden, hace dos años se fueron también los Houses de Lefse para grabar un “All Night” de similitudes a estudiar. Tras pasar una temporada en las islas, Victoria empezó a dar forma a un álbum que abre con un tema llamado “Horizon” y cuyos dos singles de presentación sientan como un collar de flores que alguien te colocase en el cuello. “Dreams” tiene unos punteos de guitarra que hacen soñar con aguas verdiazules y “Large” aparece rematada por unos cantos de pájaro grabados in situ cuya misión es dar paso a “Indigo Dub”. En este corte y en la templada “Pacific Blue”, Victoria invoca el encanto de otros mares trascendiendo la etiqueta balearic que implícitamente conlleva el haber escogido como productor a Henning Fürst (The Tough Alliance).

Hay grabaciones de recursos naturales como truenos que suenan imbuidas de una suave magia dream-pop. Las melodías se balancean mecidas por mansas olas y todo invita a sacar a colación esa etiqueta en potencia tan bien hallada últimamente, la waterdelia. El disco remite por igual a otras categorizaciones en boca de todos, como son el easy listening o el dub-pop. “Not Like Any Other”, por ejemplo, es una caracola que alguien ha acercado a la oreja de los Peaking Lights más civilizados. Victoria habla de las pedal steels de los Beach Boys de “Friends” para explicar delicias como “In Other Words”, y, sin olvidar la puntería melódica y el saber compositivo de su herencia sueca, se acerca hasta Jamaica para reescribir en minúsculas al más inocente Augustus Pablo. Mientras esperamos el “Pale Fire” de su compatriota Sarah Asbring, ha conseguido que sus nuevas canciones fluyan como un río por las colinas de un volcán dormido, calentando la tierra sin agitarla. Desdibujando, con una luz difusa y mucha clase, los últimos atardeceres del verano.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar