Wonderful, Glorious Wonderful, Glorious

Álbumes

EELS EELSWonderful, Glorious

7 / 10

Se hace difícil pensar que Mark Oliver Everett pueda llegar a repetir el grado de excelencia alcanzado en discos como “Blinking Lights And Other Revelations”, para quien esto firma su cima y el momento en que más cerca ha estado de lograr la perfección en lo que a exposición y materialización del sonido Eels se refiere. Después llegaron álbumes más frívolos o intrascendentes como “Hombre Lobo” o “Tomorrow Morning”, casi a modo de impasse ante el vaciado personal y creativo que el cantante y compositor experimentó durante la gestación y grabación de su obra magna. Y la sensación, de momento hasta ahora, es que el señor E no quiere volver a pasar por aquello: “Wonderful, Glorious”, su nuevo lanzamiento, viene a refrendar la idea de que hasta nueva orden se han acabado los proyectos monumentales, la desesperación creativa y la terapia de shock en formato canción. Esto es otra cosa, más liviana y desenfadada, pero no por ello poco valiosa o irrelevante.

“Wonderful, Glorious” pertenece a la estirpe de discos buenos de Eels. También los hay monumentales –a “Blinking Lights And Other Revelations” le acompaña “Electro-Shock Blues”–, pero si algo caracteriza la trayectoria de la banda norteamericana es su regularidad, la capacidad que tiene su líder para armar siempre grabaciones con plenas garantías de calidad, sea cual sea su estado de ánimo y, sobre todo, sea cual sea la orientación musical de cada una de ellas, y llevarlo a cabo también en aquellos lanzamientos que podemos considerar menores o de transición, como es el caso que nos ocupa. Cuenta Everett que este ha sido el primer álbum en que el grupo se ha dedicado a experimentar por completo con ideas y aportaciones de todos sus miembros, algo así como un brainstorming de local de ensayo en que importaba más la participación y propuesta. Y si ha sido posible ha sido, en parte, gracias a las prestaciones de tener un estudio propio y a la necesidad de desintoxicarse emocional y artísticamente de todo lo que ha precedido a este disco.

Esta frescura, esta sensación de aire renovado, se percibe básicamente en el hecho de que se trata de un álbum menos congestionado y catártico. A los rastros de optimismo y madurez de algunas de sus letras se le suma una idea de liberación creativa que contamina las propias canciones y el concepto general del proyecto. Es como un resumen inconsciente y desordenado de las coordenadas sonoras de la banda: el listado incluye chutes blues-rock ruidosos y medios tiempos delicados por igual, como si no le importara mezclarlos sin aparente orden o sentido, como si la rareza y extrañeza de “Wonderful, Glorious” fuera el leitmotiv de todo. Se nota en su fisonomía que este es un álbum de aventura y pasatiempo, en el mejor sentido posible de la expresión: como una canita al aire sin pretensiones después de romper una larga y conflictiva relación sentimental. El mérito aquí es que incluso en sus escarceos sin importancia, en sus aquí-te-pillo-aquí-te-mato musicales, Mark Oliver Everett tiene más cosas que decir y explicar que muchos de sus coetáneos y compañeros de travesía artística.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Horror Podcast

Reportajes

El placer incomparable de morir de miedo: una mirada al nuevo terror que habita en internet

Porque el hombre, en realidad, no sabría vivir sin miedos.

leer más
Jean Jullien

Historias

El futuro de las energías limpias podría estar en la masturbación

"El poder está en tu mano"

leer más
hitler boda

Actualidad

¿Qué estaría pensando Hitler en su noche de bodas?

Las situaciones cotidianas despojan de magnetismo al líder nazi

leer más
socrates

Actualidad

Política, fútbol y rock and roll: el equipo que ayudó a derrocar una dictadura

Los jugadores pasaron a ser ciudadanos al democratizar su trabajo. Otro fútbol era posible

leer más
deep web

Historias

Así entré en los rincones más sórdidos de la red en pantuflas y pijama

"Quiero los secretos del Pentágono y los quiero ya", de Lucía Lijtmaer, son 40 páginas desde la primera línea del campo de batalla: nuestros ...

leer más
Blake Little - Preservation

Historias

Nunca has visto cuerpos más dulces y viscosos que estos

La miel como discurso democratizador de los cuerpos.

leer más
London Is Changing

Actualidad

“Yo me piro de aquí”: los exiliados de la ciudad tienen algo que decirte

La campaña 'London is changing' cambia la publicidad por reflexiones de quienes están hartos de la ciudad

leer más
top zachas

Actualidad

Manual para resucitar al niño que una vez fuiste

Ernest Zacharevic juega a convertir el entorno urbano en un patio lleno de niños.

leer más

cerrar
cerrar