A Woman a Man Walked By A Woman a Man Walked By

Álbumes

PJ Harvey & John Parish PJ Harvey & John ParishA Woman a Man Walked By

8.3 / 10

ISLAND / UNIVERSAL

El raro vestido de novia que Polly Jean lució en el pasado White Chalk y su recién estrenada afición al piano de teclas negras (lo suyo es el desafine desesperado) auguraba la toma de un desvío poco frecuentado por chicas que acostumbran a lucir sujetadores negros como único atuendo en sus conciertos: el de la épica emo siniestra o la poética del Dios maldito (de la que “The Piano” fue su máximo exponente). Pero la segunda entrega de su particular romance con Parish (por cierto, productor de su último disco y abajo firmante junto a Harvey del áspero Dance Hall at Louse Point, editado hace más de una década) es algo así como un detenerse en la primera área de servicio y jugar al pasado, presente y futuro. Digamos que la angustiosa súplica de “Sixteen, Fifteen, Fourteen” podría funcionar en una segunda parte de Rid of Me”, que en “The Chair” Harvey le da la electrónica que tan poco le funcionó en el, hasta ahora, dicen, único bajón de su carrera ( Is This Desire?") o que la primera parte del maravilloso epicentro del álbum “A Woman a Man Walked By/The Crow Know Where All The Little Children Go” es muy “Dry”, pero también muy To Bring You My Love y muy Patti Smith desatada (la segunda es pura pesadilla instrumental). Y también que en “Leaving California” retuerce el clásico de Joni Mitchell, que en “April” el rollo gótico de “White Chalk” crece hasta el estallido y que los desafines de la low-fi “The Soldier” (balada maldita del álbum) dibujan un futuro abierto, y que el chillón “The Pig Will Not” reconstruye a base de ladridos el espíritu noise de la primera entrega de este monstruo de dos cabezas. Monstruo que, sí, parece menos fiero que en la pasada entrega, pero también más grande, descomunal, capaz de firmar el single perfecto (o un segundo single perfecto, el primero fue “That Was My Veil”, aquel de espíritu noventas, éste de rabioso Harvey hit ): “Black Hearted Love”. Clásico instantáneo.

Laura Fernández

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar