Without Your Love Without Your Love

Álbumes

oOoOO oOoOOWithout Your Love

7.3 / 10

Christopher Dexter Greenspan firmó la segunda referencia del sello Tri Angle –su EP de debut, “oOoOO”, hace ya tres años–, y además participó en la primera, aquel maxi digital que, bajo el título de “Let Me Shine For You”, presentaba seis remixes en clave witch house de canciones de Lindsay Lohan. De aquel experimento, el único productor que continuó en Tri Angle fue precisamente él (mientras que Laurel Halo, Oneohtrix Point Never y Autre Ne Veut siguieron su camino por otros lados. La idea, por tanto, es que desde fecha muy temprana oOoOO ha sido un artista plenamente asociado al über-cool sello de Brooklyn, donde llegó a planchar dos vinilos y alcanzar una gran estatura mediática. Curiosamente, a la hora de editar su álbum de debut, Tri Angle está completamente fuera de la ecuación: Nihjgt Feelings es un nuevo sello fundado por el propio Dexter Greenspan, y el anuncio de “Without Your Love” ha sido casi a quemarropa, con un aviso de poco más de un día para que aparecería filtrado gratis en la red y a los pocos días distribuido en tiendas selectas en una tirada limitada de vinilos y CDs. Es un disco que suena a Tri Angle: conserva rastros de la estética witch house, está dominado por las frecuencias agudas y las voces lacrimógenas, flota en una densa sopa de texturas sintéticas que por momentos transmiten una tristeza bella o una belleza desolada. ¿Es porque es malo? No lo es en absoluto: sin llegar a las cotas de arrebatamiento de los álbumes de Holy Other y Balam Acab, el primer disco largo de oOoOO está a la altura de la expectación.

Que no aparezca en Tri Angle quizá no sea importante: igual se llevaban mal, igual al jefe del sello no le convencía del todo este disco, o es probable que Christopher quisiera montárselo por su cuenta y asumir el riesgo. Invertir en oOoOO en 2013, en cualquier caso, no es una actividad de riesgo: si su primer 12”, “oOoOO” (2010), le situó en el mapa de debutantes más excitantes del año, el segundo, con fecha del año pasado, siguió manteniendo la tensión. “Our Love Is Hurting Us” (2012) sonaba menos rompedor, pero avanzaba hacia un terreno de escritura de canciones y concisión que, en su momento, se percibió como poco estimulante, pero que ahora se comprende como un paso necesario para llegar aquí. Lo que puede restarle puntos a nuestro hombres en una hipotética escala de coolness es que nunca se ha vendido (o le han vendido) como más necesario que sus compañeros de escena, pero llegado a este punto se ratifica como el gran superviviente de la supernova del witch house (a la espera de que Salem digan algo, que parece que no). Los momentos más bounce, inspirados en el los beats del hip hop sureño, siguen constituyendo parte de la columna vertebral de su discurso (sintomáticamente, el snare de “Across A Sea”, que suena como una serpiente de cascabel, sumado a la voz lacrimógena y bajada de pitch, es el elemento central del tema que cierra el álbum), y a la vez es la coartada para explorar emociones.

La correlación de títulos entre “Our Love Is Hurting Us” y “Without Your Love” es significativa: cada tema parece la página del diario de una persona que no ha podido encontrar la felicidad en la pareja, que pese a desearlo con todas sus fuerzas no es capaz de alcanzar la idea suprema del amor e intenta acostumbrarse a ese destino con una mezcla de recuerdos destilados, emociones primitivas e impresiones fugaces que acaban tomando forma de canción. A veces son canciones más o menos ‘ortodoxas’ como “Stay Here” –allí donde articula en cierto modo la pieza, aunque no hay que buscar estribillos ni recursos de este tipo; oOoOO sigue siendo más ‘soundwriting’ que ‘songwriting’–, y siempre están invadidas por una tristeza palpable, de hombre confundido, incapaz de decidir si el amor es un gran imposible (o una mentira) o algo por lo que hay que luchar, a pesar del dolor que va a producir. Sincero en sus sentimientos, oOoOO no puede evitar sonar demasiado acaramelado a veces –como les ocurre con frecuencia a ex compañeros en Tri Angle como W/I/F/E, Evian Christ o Balam Acab– o excesivamente teatral, intentando llamar la atención en vez de purgando sus penas. Pero hay riqueza de recursos (la voz inicial en “Sirens” es cautivadora, y a efectos de producción es el tema que suena más a Burial), mucha densidad de sonido y misterios que acaban revelándose tras varias escuchas. A la magnitud de “Held” (Holy Other) no llega, pero tampoco se queda lejos.

Escúchalo en Google Play

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar